Asunción. El Congreso de Paraguay aprobó un proyecto que declara emergencia nacional y amplía el presupuesto de la empresa estatal de electricidad ante la crisis energética que tiene en ascuas al país.

La ley dotará a la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) de unos US$86 millones para el arriendo de generadores que puedan paliar los problemas provocados por la obsolecencia de los equipos y una demanda mucho mayor a la habitual.

La norma que exhorta a la firma a "adoptar todas las medidas conducentes para solucionar esta situación crítica" (...) ante "los graves problemas de provisión de fluido eléctrico", según el texto de la iniciativa.

El Congreso fue convocado de urgencia en pleno receso de verano tras los constantes apagones y problemas con el suministro de agua potable en amplios sectores de la capital y el área metropolitana de Asunción que crisparon los nervios a la población en medio de una ola de calor.

El gobierno de Fernando Lugo atribuye la situación a décadas de malos manejos administrativos y corrupción pero los opositores y algunos de sus aliados le reprochan que no supo reaccionar a tiempo ante una crisis inminente.

"Las actuales autoridades no han hecho lo que corresponde para evitar este colapso. Un año y medio es más que suficiente para saber lo que conviene hacer", dijo el diputado Mario Morel, del conservador Partido Colorado que gobernó el país seis décadas antes de ser desplazado del poder por Lugo.

El titular de la ANDE, Germán Fatecha, dijo a los diputados que la entidad buscaba invertir más de US$400 millones este año para "el inicio de una solución de fondo".

"Vamos a necesitar tres años muy duros y tengan la seguridad de que mucho más de US$1.000 millones van a ser necesarios para que el suministro energético sea de calidad y con seguridad en el país”, señaló a los legisladores.

Paraguay es propietario junto con Argentina de la hidroeléctrica Yacyretá y con Brasil de la central de Itaipú, una de las más potentes del mundo, pero vende la mayor parte del producto generado a sus vecinos.

Brasil tiene previsto financiar una línea de transmisión en territorio paraguayo para que el país pueda aprovechar la energía de Itaipú, que se espera esté concluida a mediados de 2013.