La operación de la nueva terminal portuaria en la ciudad de Pilar despierta el entusiasmo de los habitantes del sur del país y ya se plantea la instalación de un parque industrial.

Se estima que la iniciativa de la empresa San Francisco S.A. obligará al sector público y privado a invertir en este departamento, que fue marginado durante más de un siglo por los sucesivos gobiernos. Las obras realizadas y los equipos adquiridos para el nuevo puerto privado Caacupemí-Pilar, a orillas del río Paraguay, e inaugurado el viernes último por el presidente Horacio Cartes, significaron una inversión superior a US$10 millones.

Este puerto ofrecerá servicios de carga y descarga de vehículos, contenedores y cargas generales de importación y exportación. Además, contará con depósitos cerrados para almacenamiento de cargas consolidadas y estará equipado con tecnología de punta.

Los empresarios anunciaron que tienen previsto desarrollar otras etapas del proyecto en los próximos años, lo que incrementará la inversión en el moderno puerto pilarense.

“Como un paso trascendente para el desarrollo de la zona”, calificó el empresario textil Guillermo Caballero Vargas, durante la inauguración del Puerto Caacupemí. Significó que este punto del sur del país tiene todas las condiciones para convertirse en una zona franca al tener un puerto en condiciones de operar los 365 días del año y un aeropuerto con grandes proyecciones. “Se puede pensar en un parque industrial y quizás en una zona franca industrial. Esto generaría miles de puestos de trabajo en forma directa e indirecta”, subrayó.

Señaló a la vez que sería una solución integral a la demanda de trabajo existente, permitiendo retener a los jóvenes que hoy siguen migrando en gran número a la Argentina y otros puntos del exterior.

Recordó que 50 años atrás, su padre mencionaba que Pilar, Curupayty e Ita Piru estaban llamados a ser los sitios más importantes para el comercio exterior por la profundidad de las aguas.

Para el diputado Pedro Alliana (ANR), la instalación del puerto Caacupemí atraerá a empresarios interesados en invertir en la zona. Dijo que esto obligará también al Gobierno nacional a concretar obras postergadas y anheladas por los pobladores. Sostuvo que el anuncio del presidente Cartes, de la firma del acuerdo para la construcción del puente internacional con la Argentina, previsto para marzo, es fundamental, ya que es un proyecto postergado por años. Además, la ruta de circunvalación es una obra impostergable, considerando la instalación del puerto privado que operará todo el año.

Asimismo, la ruta de todo tiempo Pilar-Alberdi-Villeta ahorraría más de 100 km para llegar a la capital. Ya no hay excusas para concretar estas obras que son prioritarias para el progreso de Ñeembucú, aseveró.

“Es un momento histórico para la ciudad y el departamento”, expresó a su turno el exgobernador departamental Tomás Montiel. Dijo que el efecto multiplicador del funcionamiento del puerto en Pilar solo puede compararse al impacto que significó la apertura de la fábrica de tejidos en las primeras décadas del siglo pasado.

Por su parte, Cristian Escobar, presidente de la Junta Municipal de Pilar, indicó que este tipo de inversiones hace realidad el anhelo de los pobladores de la zona y permite mirar con mayor optimismo el futuro del Ñeembucú.