Asunción. La importación de semillas es libre para las variedades comerciales de cualquier tipo de semillas que hayan sido debidamente registradas en el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave) y evaluadas en el país, cumpliendo con las normativas vigentes, informó la autarquía presidida por el Ingeniero Agrónomo, Miguel Lovera.

Cualquier importador autorizado puede realizar la operación, siempre y cuando se adecúe a los requisitos fitosanitarios y de calidad exigidos por la institución, como a las normas aduaneras vigentes, añade.

“Ninguna empresa e importador autorizado tiene restricción alguna para importar semillas de algodón registradas en el país para la zafra 2011/12”, indica.

En ese sentido, en los próximos días, las oficinas del estado, vinculadas con la producción de la fibra de algodón, tienen previsto convocar a reuniones con el sector privado para determinar la disponibilidad final de semillas para la campaña algodonera 2011/ 12.

Esa información determinará el volumen de semillas que deberá importarse de los países vecinos.

Algodón transgénico. Señalan asimismo que las autorizaciones de evaluación e inscripción en los registros respectivos de las variedades transgénicas en el país, sean estas de algodón o de cualquier otra especie, deben ser autorizadas exclusivamente el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), secretaría de Estado que debe actuar sobre el informe de la Comisión de Bioseguridad Agropecuaria y Forestal (Combio).

“No es preciso señalar que el Senave tenga que expedirse individualmente sobre el particular, pues, en su calidad de órgano de aplicación de la normativa fitosanitaria, es solo una institución componente de la Combio”, acota.

La información señala que en 2008 se realizó la evaluación de la eficacia de una sola variedad transgénica de algodón, presentándose luego el informe final correspondiente.

En 2009 hubo evaluaciones de eficacia y de valor comercial y uso (VCU), pero hasta la fecha, no se presentaron los resultados en forma oficial a la Combio, por lo que no existe ningún tipo de dictamen o decisión pendiente sobre esta variedad.

El informe final de las evaluaciones lo debe presentar la empresa interesada en forma conjunta con el IPTA y, al mismo tiempo, solicitar, si la empresa lo cree pertinente, la liberación comercial o multiplicación de semillas con fines comerciales, una vez que el MAG haya autorizado la inscripción de la variedad en los registros correspondientes.