Chaco Central. En la llamada Línea Sur, que unirá los accesos asfaltados a Filadelfia y Loma Plata, el contratista Concret Mix comenzó a ejecutar los primeros trabajos, aunque el trazado no está totalmente libre.

En el este, cerca de Loma Plata, la nueva ruta pasará por el tambo, establo y patio de la casa de un colono menonita. En las últimas semanas, la cooperativa Chortitzer Komitee le ofreció una indemnización y el afectado ahora construirá una nueva casa en otro lugar.

En el oeste, el nuevo asfaltado tendrá cuatro kilómetros, con solo 30 metros de ancho, en vez de los 50 metros establecidos por ley, porque el propietario no cede el paso.

Estas trabas son secuelas de una gestión unilateral, no consensuada, para un nuevo asfaltado innecesario o no urgente en este momento, con una inversión de 77.000 millones de guaraníes (US$17 millones). El proyecto fue impulsado en 2012 por un reducido grupo de ejecutivos de las cooperativas Chortitzer, Fernheim y Neuland, entre ellos algunas personas con influencia sobre ciertos funcionarios del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC).

Hubo presión a los municipios de Loma Plata y Filadelfia para conseguir el certificado de localización, en una prometida audiencia pública que nunca se hizo.

A esto se suma un secreto a voces en el Chaco Central: el ex presidente Federico Franco habría sido engañado para autorizar la obra, pensando que se trataba de la Línea Norte, un proyecto de real urgencia.

Esta Línea Norte es un terraplén directo de 21 km entre Loma Plata y Filadelfia, con intenso tráfico. El proyecto fue adjudicado para asfaltar el año pasado, después de la Línea Sur, a la empresa Ocho A SA, por 110.701 millones de guaraníes (US$24 millones).

Las nuevas autoridades del MOPC pidieron en diciembre de 2013 una investigación de oficio en el caso de la Línea Norte, cuya licitación fue confirmada. En enero de 2014, la cartera estatal pidió una reconsideración que la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) rechazó el 19 de marzo.

Recién ahora la Línea Norte tiene vía libre para ser asfaltada y Loma Plata y Filadelfia estarán unidas por dos rutas de todo tiempo, lo que muchos pobladores consideran exagerado por razones económicas.