Asunción. El rubro de la caña dulce en Paraguay pasó a constituirse en la tercera fuerza del sector productivo nacional, y su efecto multiplicador beneficia a unas 200.000 familias. Ante esta realidad, el sector privado y público ya pusieron en ejecución un plan nacional, que busca potenciar aún más al sector, informó César Rodríguez, titular del Centro Industrial de Caña y Alcohol (Cical).

La meta es extender el área de siembra de caña entre 25.000 y 30.000 hectáreas, con variedades mejoradas, ante la necesidad de abastecer a las fábricas que no pueden operar con capacidad plena por falta de la caña dulce, explicó Rodríguez, presidente del Cical.

Para dimensionar la importancia social de la caña de azúcar como fuente que ocupa mano de obra, es preciso decir que en la cosecha manual de una hectárea se requieren entre 55 y 60 personas. “Por eso tenemos que potenciar este rubro, porque es el único renglón que da trabajo todo el año, y a su vez dinamiza otros sectores como el transporte y numerosos servicios adicionales”, añadió.

Dentro de este plan nacional, integrado por los ministerios de Agricultura y Ganadería e Industria y Comercio, además de sectores gremiales como Cical y cooperativas, entre otros, se programa el mejoramiento de la semillería, para lo cual se firmarán convenios con universidades, empresas privadas, entes públicos y ministerios del rubro. “Vamos a elevar la productividad por hectárea, porque la media actualmente está entre 45.000 y 55.000 Ton/Ha., y ahora el derrotero es llegar a 80.000 hectáreas como promedio. Ese paso fundamental dará mayor ingreso a los productores y mayor rendimiento a las industrias, para lo cual hay que trabajar por el mejoramiento de suelo y optimizar a su máxima expresión los cuidados culturales”, acotó Rodríguez.

El plan nacional de la caña de azúcar, gracias a la alianza privado-público, ya comenzará a trabajar por el mercado de exportación de alcohol, atendiendo que en pocos años más la demanda interna de etanol estará cubierta y habrá que pensar en el mercado externo, para lo cual hay que centrarse en lograr competitividad en todos los eslabones de la caña de azúcar.

“Como presidente de Cical exhorto a los productores a apostar con mayor fuerza a la caña de azúcar. Hay que considerar que se está pagando buen precio por hectárea y la materia prima tiene segura colocación, porque la necesidad de las industrias es progresiva”, concluyó.