A más de dos años de la ejecución del proyecto de implantación de la línea de transmisión de 500 kV (kilovoltios), la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), al parecer, no tiene bien clara la cantidad de personas afectadas por el trazado de la red eléctrica de 347 kilómetros, desde la ciudad de Hernandarias hasta Villa Hayes.

Según el Ing. Carlos Colombo, funcionario de la entidad hidroeléctrica Itaipú, coordinador del proyecto, son un total de 917 familias, de acuerdo a informaciones proporcionadas por la ANDE. Sin embargo, la empresa eléctrica del Estado entregó a la Cámara de Diputados, dos semanas atrás, un listado en el que figuran un total de 931 personas.

Existe una diferencia de alrededor de 13 afectados entre la cantidad manejada por la binacional y el listado entregado a la Cámara Baja.

En la nómina aparecen 27 “propietarios desconocidos”, con lo cual se reducen a 904. La lista fue elaborada por el departamento de topografía y la gerencia técnica.

Otro listado de 879. Pero eso no es todo. En el mes de febrero se accedió a una lista en la que figuran 879 afectados. La diferencia entre el listado entregado a Diputados es de 52. Si comparamos con la cifra manejada por la Itaipú, la diferencia llega a 38.

Lo único concreto es que la ANDE no cuenta con un listado unificado de los afectados de la red eléctrica, cuya construcción cuenta con un significativo retraso debido a una serie de factores, como la falta de liberación total de la franja de dominio o de servidumbre, que en el caso de esta línea es de 50 metros a ambos lados.

No logramos obtener la versión de los asesores jurídicos de la ANDE, responsables de establecer los montos a ser abonados, a base de una tabla manejada por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC).

Diferentes montos. Otro detalle llamativo en la nómina entregada a Diputados son los montos establecidos para cada uno de los afectados. Mientras para algunos las cifras trepan a G. 1.500 millones (US$329.660), para otros apenas llegan a G. 500.000.

ANDE e Itaipú. La Itaipú es responsable de la construcción de la línea. Los fondos de financiación provienen del aporte del tesoro brasileño al Focem (Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur) y las indemnizaciones a los propietarios de terrenos corresponden a la ANDE.