El documento que acompañamos demuestra otra deuda vencida de Petropar por un monto de US$16.991.703, y que llamativamente no es incluida en la deuda vencida “oficial” de la estatal, que hoy supera los US$274 millones. La administración de Petropar, del gobierno anterior, dejó un pasivo vencido de US$21 millones, según un documento certificado por la Contraloría.

Esta mora de US$16.991.703, que intentan ocultar a la ciudadanía, se originó por una maniobra ilegal ejecutada durante la administración de Juan Alberto González Meyer, atendiendo a que la operación fue prohibida por Contrataciones Públicas, en marzo de 2010, al no autorizarle la compra de gasoíl de PDVSA en condiciones DES (puesto en Villa Elisa, a través de la reserva estratégica).

Con esta operación beneficiaron a unas fleteras amigas del gobierno, Fluviomar y Conosur, del argentino Andrés Guzmán, que eran contratadas en forma directa (sin participar de licitaciones). La Dirección Nacional de Contrataciones Públicas dictaminó que necesariamente dichas navieras debían someterse a la ley y participar de los procesos licitatorios, ya que el Acuerdo Energético no les exoneraba al respecto, pero Petropar igual importó producto en estas condiciones y las facturas con las fechas respectivas figuran en el documento anexado. Así, la deuda vencida de Petropar con PDVSA, con los montos ocultados, ya supera los US$300 millones.