La Industria Nacional del Cemento (INC) del Paraguay, tiene una deuda total que asciende a 484.261 millones de guaraníes (US$117,5M), según el balance general al primer cuatrimestre de 2011. En el documento se verifica que la empresa estatal se encuentra en déficit y está descapitalizada.

A abril del corriente año, el pasivo corriente, que son deudas de un año de plazo, trepó a 189.161 millones de guaraníes (US$45,9M).

Esta cuenta está compuesta principalmente por deudas comerciales (compromisos con proveedores) que suman 59.051 millones de guaraníes (US$14,3M); las financieras (por préstamos de entidades bancarias), 43.011 millones (US$10,4M); las de previsiones, 75.608 millones (US$18,3M), entre otras.

El balance demuestra además que el pasivo no corriente de la empresa, que corresponde a las deudas acumuladas por más de un año de plazo, trepó a 295.100 millones de guaraníes (US$71,6M) en el primer cuatrimestre.

Esta cuenta del pasivo está compuesta por las deudas comerciales que suman 105.914 millones de guaraníes; las financieras, 188.354 millones; además de las que están incluidas en la categoría “varias”, 832 millones de guaraníes.

INC, descapitalizada. El resultado del ejercicio casi llegó a los 20.000 millones de guaraníes de pérdida, ya que se registró un déficit financiero de 19.972 millones.

Además, el resultado acumulado (la suma del corriente año con los anteriores) fue de -1.100.841 millones, es decir, más de un billón de guaraníes de pérdida.

Teniendo en cuenta que el capital de la empresa asciende a 288.097 millones de guaraníes de acuerdo al balance, se puede concluir que la cementera estatal no solo está en déficit financiero, sino también se encuentra descapitalizada.

Dicho de otro modo, la pérdida acumulada de la INC, que supera el billón de guaraníes, sobrepasa en cuatro veces el capital de la empresa.

Plan administrativo. Ante esta situación, la actual administración de INC, presidida por Edgar Acosta, está llevando a cabo un plan de recorte de gastos para al menos empatar, ya que hoy día la empresa pierde aproximadamente 5.000 guaraníes por cada bolsa de cemento producida.

La idea es dejar de lado los gastos no indispensables y realizar solo las compras de exclusiva necesidad para la empresa. Varias licitaciones ya han sido suspendidas en el marco de este plan administrativo y en algunos procesos en los que se pensaba gastar demasiado, se dispuso disminuir el presupuesto.

Si la INC continuaba con el mismo nivel de gasto de la administración anterior, presidida por Optaciano Gómez (del 17-11-08 al 14-04-11), se iba a cerrar el ejercicio del corriente 2011 con una pérdida de 60.000 millones de guaraníes.

Gómez aprobó la contratación de 800 personas, que se sumaron a los 800 funcionarios permanentes que tiene la cementera. Es decir, 1.600 empleados están en una empresa que solo necesita 600 trabajadores para su funcionamiento.

Pagar el sueldo de los 800 contratados implica un gasto mensual de 1.342 millones de guaraníes y de esta suma, el 50% corresponde a salarios de la oficina central.

Es por eso que las autoridades actuales planean no renovar los contratos del 90% de los contratados de la oficina central, situada en Asunción. En tanto que de entre los que desempeñan funciones en las fábricas de Villeta y Vallemí, se analizará quiénes realmente son necesarios y de quiénes se puede prescindir.

Esta postura ya está generando disgusto entre los trabajadores e incluso los sindicatos amenazan con realizar huelga si se despide a los empleados de referencia. Sin embargo, si se continúa con el mismo nivel de gasto y no se realizan urgentes recortes, la INC podría terminar en la banca rota o siendo otra empresa más subsidiada por el Estado.