El ex gerente de la planta alcoholera de Petropar en Mauricio José Troche y hoy nuevo titular de Petropar, Sergio Escobar Amarilla, convocó a una reunión de prensa supuestamente como muestra de apertura y de transparencia. Sin embargo, cuando surgieron los insistentes reclamos periodísticos para que muestre el contrato firmado por sus predecesores sobre la mentada “reingeniería financiera” aplicada a la multimillonaria deuda con Petróleos de Venezuela SA (Pdvsa), empezaron las excusas.

Empero, se mostró categórico al asegurar que el propio presidente Fernando Lugo le pidió que la deuda sea cancelada lo más rápido posible y le dio un plazo de 6 a 12 meses para el efecto, según reconoció.

Al ser consultado sobre dicho operativo, que prevé una combinación de operación fiduciaria con la compra de bonos venezolanos, a través de un banco suizo-francés y el mismo intermediario del “operativo Finelly” de la ANDE (César Addario Bentrón), el nuevo titular de Petropar no descartó ni confirmó nada. Solo se limitó a decir que tiene una reunión marcada con el Jefe de Estado, tan pronto retorne de Venezuela.

Repite discurso. Escobar reiteró el discurso de su antecesor, Juan Alberto González Meyer, quien decía insistentemente “que heredaron la pesada deuda de gobiernos anteriores”. Sin embargo, fue en este gobierno que el pasivo se triplicó. Escobar también dice que “heredaron la deuda”.

González Meyer decía que hubo “superávit” en su gestión, lo que ayer también fue repetido por Escobar, aunque luego no pudo rebatir los cuestionamientos con relación a este falso dato.

Se le apuntó que la misma Petropar difundió el domingo último una solicitada en la que se revela una millonaria pérdida patrimonial en los últimos años, y además se le preguntó si cómo es posible que sigan hablando de superávit en esa situación. Al respecto, Petropar ha informado oficialmente que registró una diferencia patrimonial de US$ 337,7 millones al 31 de mayo de 2009, mientras que al 30 de junio de 2011 la pérdida fue de US$ 170,7 millones.

Ahí Escobar ya no pudo sostener su discurso y solo atinó a expresar que se interiorizará de los números y que no podía discutir al respecto.

Alabó gestión. De todas formas, alabó la gestión del anterior titular de Petropar. “Toda la ciudadanía sabe que González Meyer hizo un buen trabajo y que activó con personas honestas y patriotas, y que esa gente debe continuar”.

Sin embargo, más adelante, al ser preguntado sobre el millonario plan de “retiro voluntario” que había planeado su predecesor para beneficiar indebidamente a unos 20 funcionarios incondicionales, con más de G. 8.625 millones, algunos inclusive a punto de jubilarse, refirió que eso fue ilegal, pero que no se concretó. Añadió que ahora incluirán “a los que verdaderamente deben salir de Petropar”.

Imputado y sobreseído. Escobar fue imputado en 2009 y sobreseído en 2010 junto a otros funcionarios de Troche por “ensuciamiento y alteración de las aguas y procesamiento ilícito de desechos” por el fiscal ambiental de Guairá y Caazapá, Erico Ávalos. El agente había explicado que inspeccionaron la zona afectada y efectivamente confirmaron que la estatal arrojó sus efluentes sin tratamiento, ocasionando la gran mortandad de peces. Incluso la Essap suspendió el suministro de agua por la alta contaminación, dejando sin servicio a la comunidad. Los gastos corrieron por cuenta de Petropar aunque la imputación fue personal. Escobar dijo ayer que esta imputación “fue traída por los pelos” y culpó a pescadores.