En principio, el gobierno argentino quería cobrar doble arancel (importación y exportación) a nuestro país por el paso de la energía de la central hidroeléctrica Acaray por su territorio, hacia el Uruguay.

Ahora, según algunas publicaciones periodísticas, el problema ya no es el arancel que el vecino país pretende cobrar y tampoco es el peaje, sino el temor de que la energía que será comercializada por la Administración Nacional de Electricidad (Ande) al Uruguay no sea de la central hidroeléctrica Acaray, sino de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY).

“Eso es absolutamente falso, ellos no pueden presuponer que no es energía de Acaray”, manifestó el Ing. Ricardo Canese, de la Comisión de Entes Binacionales Hidroeléctricos (CEBH). Recordemos que el 50% de la energía de Yacyretá es paraguaya y que hasta ahora solo puede aprovechar 420 MW de potencia.

Añadió que la presidenta Cristina Fernández tiene sobre su escritorio los documentos para firmar, pero no lo hace porque el segundo o tercero de su mando está dilatando, “falta voluntad política, la señora Fernández tiene la carpeta con todos los detalles técnicos, los costos que se pagan normalmente por este tipo de transacciones, de acuerdo a los valores”, subrayó Canese.

Rechazó que las trabas se deban al tema del peaje y mucho menos a cuestiones técnicas, porque se ha demostrado su factibilidad en todas las pruebas realizadas, ratificó que solo se trata de voluntad política.

Canese responsabilizó de la dilación a personas del entorno de la presidenta argentina, es probable que ella no esté al tanto, que el segundo de ella lo esté trabando porque técnicamente no hay problema”, añadió.

Incluso, hay un dictamen favorable sobre la factibilidad técnico-económica de la venta de energía al Uruguay del máximo organismo energético de la región, de la Comisión de Integración Energética Regional, que reúne a las empresas eléctricas, explicó.

Lamentó Canese que la Presidenta argentina no esté cumpliendo con un pacto, una promesa que hizo a nuestro país un año atrás.

El canciller Jorge Lara Castro explicó, por su parte, a radio Primero de Marzo que se había formado un grupo técnico a los efectos de ver el origen de la energía y los costos que podrían generar el traslado por la Argentina.

“Esa comisión está formada y nos habían dicho de que en la brevedad posible pues habría resultados. De hecho, se ha avanzado porque anteriormente se dilataba más de lo necesario.

Consultado sobre las expresiones de la viceministra de Minas y Energía, Mercedes Canese, que era solo cuestión de días la concreción de venta de la energía por la Argentina, respondió que “ siempre hay una última traba que impide que se llegue a un acuerdo para concretar. Con Chile tampoco se pudo concretar.

Añadió que “es una paradoja, porque a nivel de cancilleres y a nivel de presidentes, inclusive Cristina tiene toda la buena voluntad política para que eso se concrete, pero cuando se llega a otros niveles, muchas veces esos niveles intermedios son los que generan una serie de problemas de esas características”, explicó.

En cuanto a la voluntad política de la presidenta de la Argentina, manifestó la existencia de mandos medios que vienen bloqueando la concreción del negocio, “los mandos medios son los que finalmente tienen la responsabilidad última, son sectores que manejan la administración de la energía. El par del presidente de ANDE podría ser. Los técnicos se juntan y hacen sus cálculos y se ponen de acuerdo”, apuntó el ministro.

Hace más de un año

Las negociaciones para exportar energía eléctrica de la central hidroeléctrica Acaray al mercado uruguayo se iniciaron a mediados del año pasado, tras el frustrado intento de vender a Chile.

A partir de allí comenzaron las negociaciones que permitirán a la ANDE embolsar poco más de US$ 120 millones al año.