Asunción. Para graficar el estado en que deja el presidente saliente de Petropar, Juan Alberto González Meyer, podemos consignar que cuando asumió el cargo en mayo de 2009, en reemplazo de Pablo Sugastti, encontró en los tanques de la estatal un volumen de gasoíl de 148.704,8 m3 (148.704.800 litros) contra los 45.766,8 m3 (45.766.800 litros) que existen hoy en los cilindros del ente, según existencias al 21 del corriente, de la propia estatal.

Esto representa una caída del 69% en concepto de stock del principal producto que comercializa.

La administración que deja González Meyer igualmente denota una evidente pérdida del mercado, inclusive en aquellos productos que alguna vez se constituyeron en una fuerte competencia con el sector privado.

Así, según sus propios registros, la venta de la nafta común de Petropar se desplomó hasta en un 50% en los últimos tiempos, la súper en un 66%, mientras que la venta del gasoíl cayó en un 30%, por lo que dejó de percibir, en total, alrededor de G. 8.141.050.000, lo que representa unos US$2.025.136 al tipo de cambio actual.

De acuerdo al comportamiento de cada combustible, tenemos que la venta diaria de la nafta común de 85 octanos bajó de 300/m3 diarios (300.000 litros) a solo 150/m3 (150.000 litros). El precio mayorista de este combustible es de G. 4.901 por litro, por lo que en concepto de la menor venta de este combustible la estatal redujo sus ingresos de G. 1.470.300.000 a G. 735.150.000, lo que implica un déficit de G. 735.150.000.

En cuanto a la nafta súper de 95 octanos, de venderse diariamente unos 150/m3 (150.000 litros) se desplomó a solo 50/m3 (50.000 litros), y que al tener una cotización mayorista de G. 6.028, la petrolera estatal redujo sus ingresos de G. 904.200.000 a G. 301.400.000, generándose un déficit de G. 602.800.000.

Finalmente, en el principal combustible comercializado por Petropar, que es el gasoíl, de venderse en las últimas semanas unos 5.000/m3 (5.000.000 de litros) por día, ahora solo comercializa 3.500 m3 (3.500.000 litros), por lo que sus ingresos diarios bajaron de G. 22.677.000.000 a G. 15.873.900.000, generándose así un déficit de G. 6.803.100.000.

A pesar de esta difícil coyuntura, un día antes de la renuncia presentada al cargo de presidente de Petropar, exactamente una semana atrás, dejó firmada la resolución Nº 291/11, por la cual la entidad destinó G. 8.625.219.948 (US$ 2.140.000) en concepto de retiro voluntario, inclusive a funcionarios que se encuentran a punto de jubilarse, en forma irregular, en una evidente señal de pago de favores.

Por otro lado, este lunes, en Palacio de Gobierno, González Meyer reconoció que no tienen cómo pagar un saldo de US$155 millones.

Dijo que Petropar “tiene un descalce financiero en torno a los US$150 millones”.