Asunción: Paraguay, con poco más de 6 millones de habitantes, importa 25 millones de pares de calzados anualmente, un hecho que ha sido calificado de “increíble” y totalmente desmedido por representaciones de industriales locales y del Mercosur que se reunieron entre el jueves y ayer en nuestra capital para analizar la situación del sector.

Al respecto, un dirigente de la Cámara de Industriales del Calzado de Paraguay, Vicente Ramírez, alertó que es algo que no encaja en un país que no consume más de un par de calzados per cápita al año, considerando la situación económica y de pobreza. “Estamos evaluando el impacto altamente negativo que produce esta realidad en la industria del calzado de nuestro país y también en las de los países miembros del Mercosur, sobre todo la desmedida importación de calzados de origen asiático”, afirmó.

En ese sentido, adelantó que están analizando algunas medidas que se están implementando en otros países para tratar de paliar el ingreso de calzados asiáticos, así como buscar algún mecanismo para combatir la subvaloración de los precios con que ingresan, especialmente en nuestro país.

Ramírez añadió que en Paraguay necesitan que se eleven los “precios de referencia” de los calzados que ingresan de extrazona. “Hoy en nuestro país están ingresando por menos de un (1) dólar, y el promedio del año 2014 llegó a 3 dólares el par; y eso para nosotros constituye una competencia desleal. Hoy ya contamos con una licencia previa, donde los importadores deben solicitar una importación de calzados, pero los precios de referencia son muy bajos”, expresó.

Añadió que los industriales paraguayos quieren que los importadores tributen, al menos, de acuerdo al precio de referencia. “Vamos a solicitar que la licencia previa no sea automática, como se está haciendo ahora, y también la elevación de los precios de referencia. Los valores que hoy se manejan son bajísimos”, insistió.

Los gremios calzadistas de los cuatro países miembros del Mercosur debatieron los efectos de las importaciones de calzado que se verifican en los distintos países, especialmente por las prácticas de precios abajo del valor normal de mercado.

Debate y debate. Los gremios calzadistas de los cuatro países miembros del Mercosur debatieron los efectos de las importaciones de calzado que se verifican en los distintos países, especialmente por las prácticas de precios abajo del valor normal de mercado. En ese sentido, propusieron la adopción, a nivel del Mercado Común, de un régimen de valores comparativos, entendido como un sistema de evaluación de los precios de las importaciones, para que las autoridades dispongan de un mecanismo para establecer “valores precautorios” que desalienten la competencia desleal.

Decidieron, igualmente, que, bajo los sistemas vigentes, se construya la referida propuesta, incluyendo criterios de determinación de los valores comparativos para cada partida arancelaria.

Además, se decidió que, en un plazo de 15 días, las cámaras intercambien sus comentarios acerca de los términos del documento final y la Asociación de Industriales del Calzado de Brasil presentará una propuesta de criterio de determinación de valores.

Suscribieron el acta Elder Otazo (Paraguay), Alberto Sellaro (Argentina), Heitor Klein (Brasil) y Daniel Tournier (Uruguay).