Mientras el titular de Petropar, Sergio Escobar, se pasea por las playas del Caribe, la indefinición en la compra de fueloíl para la Industria Nacional del Cemento (INC) lleva a la cementera estatal a un nuevo paro de sus hornos, con la consecuente crisis por falta de cemento y la pérdida de US$460.000 por día para el ente.

Según fuentes de la INC, la estatal cuenta con fueloíl suficiente apenas para 30 a 40 días más y se debe tener en cuenta que si este lunes se resuelve la contratación de la empresa proveedora, el producto llegará a Vallemí recién en 80 a 90 días como mínimo.

Es decir, la cementera estatal va inexorablemente a la paralización, una vez más, de sus hornos de clínker por la falta de combustible por al menos unos 60 días.

Aunque esto parece no importarle mucho al titular de Petropar, encargado de la compra del producto, ya que el mismo se encuentra vacacionando en el Caribe, en un tour que incluye las costas de  Cancún (México) para luego disfrutar de Miami, Orlando y Nueva York (Estados Unidos).

Antecedentes. Ya a mediados de 2011 se había firmado un acuerdo entre Petropar e INC para que la petrolera del Estado sea la encargada de contratar a los proveedores de fueloíl para la cementera.

Sin embargo, hasta ahora y ya con tres llamados a licitación encima, Petropar no puede concretar ninguna compra, debido a que en todas las veces se ha presentado una sola empresa (Monte Alegre) que no ha reunido los requisitos indispensables para la provisión del producto, exactamente en las condiciones técnicas y de precio que requiere la cementera estatal.

Petropar, curiosamente y con un fuerte tufo a negociado, llegó a cambiar incluso las especificaciones técnicas de la licitación unilateralmente, en perjuicio de la INC, levantando el nivel de viscosidad del fueloíl de 500 a 800, cuando que 300 es lo ideal (pero difícil de encontrar) y 500 es el nivel máximo que podría utilizar la cementera, sin ocasionar inconvenientes a su producción, para beneficiar a determinadas empresas.

Actualmente, si bien se corrigió de nuevo el pliego de bases conforme a las exigencias de la INC, la diferencia de precios y otros requisitos básicos de la única oferente impiden la adjudicación.

No obstante, la solución estaría simplemente en un inmediato nuevo llamado a licitación, ya que ahora existirían nuevas empresas que estarían dispuestas a proveer del tipo de combustible que necesita la INC y en las condiciones que exige realmente el pliego de bases y condiciones.

Sin embargo, dicho llamado se dilata y con él aumentan los perjuicios para la cementera estatal, ya que cada día de paro del horno le significa unos US$460.000 de pérdidas, además de la crisis que se genera por la falta de cemento en el mercado.

Negociado. La Industria Nacional del Cemento cuenta con fueloíl solo para 30 a 40 días más, luego tendrá que parar, una vez más, sus hornos de clínker, lo que le significará una pérdida aproximada de  US$460.000 diarios.

Pero el principal responsable en este caso es Petropar, que no define el proceso de contratación sobre el cual giran serias dudas y que el ente viene dilatando de manera sospechosa.