San Pedro de Ycuamandyyú. A fin de mes, el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) levantaría la situación de emergencia sanitaria, tras el rebrote de la fiebre aftosa detectada la primera semana de enero en el distrito de San Pedro.

El anuncio fue formulado este sábado por el Dr. Juan Carlos Cortese, interventor de la Unidad Zonal San Pedro, durante una reunión realizada con productores agropecuarios de la zona.

Unos 108.868 vacunos de unos 1.575 productores se encuentran dentro del perímetro de 25 Km. del epicentro del foco de fiebre aftosa, detectado en el establecimiento Nazareth, de Gustavo Trugger, en la compañía Pirí Pucú a unos 30 Km. de la capital departamental, en donde fueron sometidas al rifle sanitario más de 160 reses.

A  partir de entonces, los productores que se encuentran dentro del área de influencia no pueden comercializar sus ganados, lo que ya les causó importantes inconvenientes económicos, por tratarse de su único sustento familiar y por las deudas  contraídas.

Tras  el desaliento en los precios de los rubros agrícolas en los últimos años, gran parte de esta población dejó de cultivar la tierra con rubros de rentas y consumos, convirtiendo sus chacras en pasturas para cría y engorde de ganados.

Testimonios. Antonio Sosa, de la zona de Villa de Mercedes, y Agustín Sosa, de Mbocajaty, productores de unos 30 ganados coincidieron en  que quedaron en situación angustiante tras detectarse  el foco en la Estancia Santa Elena, propiedad del Dr. Sigfrido Baumgarten, titular  de la  Rural Regional San Pedro, en septiembre del año pasado.

Justo cuando se estaban reponiendo de dicha situación, apareció nuevamente la enfermedad y ahora ya que se encuentran con muchas deudas y no pueden mover sus ganados.