El presidente de Monte Alegre SA, Conrado Hockle, explicó este jueves que vienen proveyendo regularmente fueloíl a INC y que los cuatro camiones rechazados en diciembre por Petropar no eran basura, pero sí fueloíl fuera de las especificaciones.

Además admitió que el combustible contenía hasta arena, culpó de eso a la proveedora brasileña y aseguró que lo retiraron.

Mary Martínez, representante de la firma Monte Alegre SA, compañía que fue adjudicada por Petropar para la nueva provisión de 30.000 m3 de fueloíl, por casi US$30 millones, refirió que esta empresa proveerá el combustible requerido por la Industria Nacional del Cemento (INC) con las especificaciones solicitadas por la cementera para el fueloíl, con viscosidad de 500, producto que será importado de la Ancap de Uruguay.   

A su turno, el presidente del directorio de la empresa dijo que se encontraba para ultimar los detalles de la provisión del fueloíl para INC, habló sobre los cuatro cisternas con cargas de fueloíl que fueron rechazadas por Petropar e INC, al encontrarse su carga fuera de las especificaciones técnicas.

A través de un convenio, la petrolera estatal se encarga de concretar las compras del fueloíl para la cementera estatal.   

Hockle explicó que, de acuerdo con el contrato del año pasado, en el punto de entrega del combustible se realizan los estudios laboratoriales y recién ahí se puede determinar la calidad del fueloíl suministrado por la proveedora.

En los primeros días de diciembre, acotó, la propia certificadora internacional que contrató la empresa a su cargo, en forma conjunta con Petropar, detectó que los cuatro camiones con fueloíl se encontraban fuera de las especificaciones técnicas, inclusive con algunas impurezas, añadió.

“Ese producto estaba contaminado con agua, inclusive con algunas impurezas, o sea tenía algo de arena, porque probablemente nos enviaron fondo de tanque. Entonces, automáticamente, retiramos estos cisternas, por lo que no se concretó la entrega a la INC, y no hubo ningún daño ni intento de estafa a nadie”, agregó.   

Insistido sobre la responsabilidad de estos envíos que no cumplieron con las especificaciones de calidad solicitadas en el contrato, al punto de que Petropar  se vio obligada a denunciarles ante la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas, intentó minimizar el hecho alegando que es una práctica común en el comercio.

“Siempre existen productos que pueden venir mal y que lo importante es retirarlos al detectarse  la falla”, detalló. 

Al ser insistido por la irresponsabilidad en la provisión, culpó de ello a la compañía brasileña de Carandá, que lleva el mismo nombre, aludiendo que la misma entregó un producto que podría ser fondo de tanque.

En tanto añadió que Carandá también es una distribuidora de  Petrobras Brasil. “Fueron cuatro camiones con 100 m3, en el marco de un contrato de 33.000 m3, lo que habla de un índice muy ínfimo de error, que ni siquiera llegó a entregarse”, acotó, al tiempo de asegurar que realizaron el reclamo a la firma brasileña, y que la misma les devolvió parte del dinero, pero no resolvió de todo el problema al no poder ser reexportado el producto.

Monte Alegre viene proveyendo de fueloíl a la INC desde hace  unos tres años.