Según datos del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), se necesita invertir US$50 millones por año durante cinco años para cambiar los numerosos puentes de madera que hay principalmente en el interior del país, en estado deplorable. Como no hay suficientes fondos propios, las autoridades prevén recurrir a créditos.

El ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Ramón Jiménez Gaona, dijo que una de las metas del gobierno de Cartes es reemplazar todos los puentes de madera que existen en la Región Oriental del país, que en total suman unos 20.000 metros lineales.

Para cumplir con este objetivo e iniciar los trabajos, el MOPC aguarda que el Parlamento nacional apruebe el préstamo de US$50 millones otorgado por la Corporación Andina de Fomento (CAF), que serán invertidos para reemplazar los puentes de madera en las zonas más críticas, como el caso del departamento de Caazapá. En esta zona se tiene previsto reemplazar unos 3.000 metros lineales de puentes, según los datos.

Asimismo, el MOPC solicitará al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y al Banco Mundial otros préstamos de US$100 millones cada uno para llegar a los demás lugares.

“Estimamos que en la Región Oriental hacen falta reemplazar unos 20.000 metros lineales de puentes de madera. Se prevé invertir unos US$250 millones en los próximos cinco años para eliminar todos los puentes de madera. La idea es invertir US$50 millones cada año. Un puente caído es un mal permanente”, señaló.