Entre 18 países de Latinoamérica, Paraguay se encuentra en el último lugar de competitividad en infraestructura, según el ránking del Foro Económico Mundial.

El presidente de la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción (FIIC), Manuel Vallarino, insta a que esta cifra se tome “como crítica constructiva”, para mejorar y apuntar al desarrollo.

Los datos fueron presentados en el marco de la LXVI Reunión del Consejo Directivo de la FIIC, realizado del 18 al 20 pasados en Asunción, en coincidencia con el encuentro de Unasur. Esto reveló que Paraguay posee la menor calidad en infraestructura, carreteras, ferrovías, puertos, aeropuerto, suministro eléctrico y líneas telefónicas.

Estas cifras deben ser tomadas por las autoridades nacionales como crítica constructiva, afirmó Vallarino, ya que no es culpa del actual gobierno ni del anterior, sino de todas las autoridades que han dirigido al país a lo largo de los años.

Considerando que Paraguay tiene la presidencia protémpore de Unasur, el ministro de Obras Públicas, Cecilio Pérez Bordón, tiene la oportunidad de hacer grandes obras. “De 31 proyectos que Unasur puede hacer, siete están en Paraguay. Por ejemplo, hay un sistema de ferrovías que se necesita en este país, que exporta todos los años una inmensa cantidad de granos, con un costo extremadamente alto. Interpretamos que se puede ahorrar, ya que el flete es de 1 contra 20 y con esa diferencia, el ferrocarril ya estará pagado”, afirmó.

La construcción debería ser la bandera política de las autoridades, porque es el motor de las economías del mundo y sobre todo de América Latina, agregó a su vez Ricardo Platt García, secretario general de la FIIC.

Resaltó que la infraestructura es la que le da la calidad de vida a un país. Un alcantarillado sanitario, un aeropuerto en condiciones, carreteras dignas son parte de las obras necesarias para el desarrollo.

No obstante, realizó un llamado de atención al Gobierno, porque la infraestructura no puede ser desarrollada si no hay voluntad política. El sector privado está disponible y dispuesto a invertir, toda vez que desde el sector público haya la predisposición firme de apoyar.

Inversión: solo 1,3% del PIB. En la reunión de la Federación Interamericana de la Industria del Comercio (FIIC) se difundió el dato de inversión paraguaya en infraestructura, era el 2% del PIB, pero cayó al 1,3%.

Según datos del Banco Central del Paraguay, el PIB es de US$ 18.453 millones; por consiguiente, la suma de inversión en construcción es de apenas US$ 240 millones anuales, a pesar de la importancia de este rubro para el desarrollo de la economía.

La cifra es bastante desalentadora, sobre todo si se tienen en cuenta las recomendaciones del Banco Mundial, del Banco Interamericano de Desarrollo, así como de organismos similares, que esta inversión debe ser tres o cuatro veces mayor.