Existe una alta probabilidad de que el supuesto acuerdo al que llegaron Petropar y Pdvsa, para el pago de una deuda de US$280 millones del ente estatal paraguayo, se preste a desvíos de dinero a los bolsillos de los “muchachos”, advirtió este lunes el economista Luis Saguier Blanco. Aplicar una máxima transparencia podría reducir esa posibilidad, dijo.

El profesional señaló que con esta figura, la de la compraventas de bonos de la propia petrolera venezolana, puede haber diferencias importantes entre el precio de compra y el de venta. Dijo que, en general, allí se encuentra la ganancia de los intermediarios, que en este caso será el banco suizo-francés Societé Generale (según las versiones de Petropar), pero uno nunca sabe realmente lo que se va a pagar por los bonos.

“Supongamos que hoy un bono de Pdvsa se cotiza en el mercado internacional ‘bajo la par’, a un 30%; eso significa que está a menos de lo que vale, debido a que –en general– todos los activos, los precios de las acciones y los bonos de Venezuela están con problemas y se están vendiendo a menos de su valor real”, explicó.

Añadió que el negocio suele estar en comprar barato y vender un poco más caro. Por ejemplo, se compra al 30% de su valor y se vende en los mercados internacionales al 40% ó 50% de su valor (en este caso la compradora sería la propia PDVSA), con lo que se logra una interesante diferencia por el monto; y sobre la misma los intermediarios cobran un porcentaje.

En relación a la sospecha de que la diferencia, en vez de venir a las arcas de Petropar, irían a parar a los bolsillos de algunos funcionarios de la estatal o del gobierno central, señaló que el intermediario que comprará a un precio y venderá a otro es el que podría “premiar” a los altos funcionarios del gobierno paraguayo.

En cuanto a que el intermediario va a ser un banco suizo-francés (posiblemente el Societé Generale), dijo que estas entidades europeas tienen mucha “experiencia” en la realización de este “sistema”.

Insistió en que si la operación no se hace con la máxima transparencia, definitivamente va a representar una “buena plata” para los “muchachos”. Es decir, que el precio de compra esté figurando en algún listado o factura, saber claramente cuál fue la comisión del intermediario o broker, y a cuánto se volvió a vender.

Señaló que, de todas maneras, el broker puede hacer lo que quiere con esa plata, porque si ya la ganó, puede realizar la “distribución” que mejor le parezca entre los funcionarios, ya sean paraguayos o venezolanos. “O sea, va a ser muy difícil comprobar que hubo ‘cometeada’, porque el que cobró la comisión puede repartir. En todo caso, lo que habría que saber bien es cuánto cobró el intermediario para poder analizar cuánto dinero podría desviar a los bolsillos de los muchachos“, expresó.

Dijo además que la operación es legal y usual en el mundo, pero que cuando intervienen los estados hay un potencial de corrupción muy alto y se puede filtrar con facilidad, y es una “linda oportunidad” para que el broker y los muchachos se queden con buena plata.

Rueda de prensa. Para explicar el acuerdo alcanzado con Pdvsa, el titular de Petropar, Juan González Meyer, convocó a la prensa para esta mañana, a las 10.