La petrolera estatal estará comunicando en breve el nuevo llamado licitatorio para que participen las navieras interesadas en presentar sus cotizaciones para el transporte fluvial de los combustibles a Petropar.    

De acuerdo con los datos, en doce días se realizará la apertura, en la etapa de lances, en busca de obtener menores precios, atendiendo a que las navieras dispararon en un 38% las tarifas a la petrolera estatal.    

El grupo de fleteras que transportan para Petropar y para el sector privado operan como un oligopolio; es decir, unas pocas compañías dominan el mercado y copan las contrataciones para el flete de los combustibles.    

El mismo sistema de contratación es perverso, en el caso de Petropar, ya que si se presentan cuatro navieras, todas terminan siendo adjudicadas para el flete de los derivados de petróleo, de mayor a menor volumen, dependiendo de la que resultó ganadora con la menor oferta.

De este modo resulta muy práctico “acordar anticipadamente” entre las navieras participantes la fijación de los precios ofertados para la estatal.

En el segundo llamado licitatorio realizado el 30 de enero pasado, declarado desierto por Petropar el viernes último, la “menor” tarifa presentada fue de US$64 el m3 para el principal flete, que es el de gasoíl y para un contrato por dos años, contra el precio vigente de US$46,5 por m3, lo que corresponde a un ajuste del 38%.

Petropar había solicitado el flete de un volumen total de combustibles de 115.000 m3 por mes (115 millones de litros), lo que implica una facturación que orilla los US$200 millones.

Excusas varias. Los fleteros esgrimen un montón de excusas para tratar de explicar el fuerte incremento aplicado a Petropar en los llamados licitatorios realizados en los últimos dos meses.

Refieren por ejemplo “que la suba entre el 45% y 50% aplicada a los costos operativos obedecen a los  cobros arbitrarios en puertos argentinos y a la bajante inusitada del río Paraguay”.

Sin embargo, este es uno de los pocos sectores que nunca pierde, ya que según la contratación con Petropar, ante la mínima disparada del petróleo reciben un reajuste automático.