Paraguay. El ganadero y vicepresidente de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Germán Ruiz, manifestó la necesidad de castigar a los responsables del supuesto rebrote de fiebre aftosa en la zona de San Pedro.

En conversación con la 780 AM, Ruiz se refirió a las sospechas de fiebre aftosa en una granja de Gustavo Trugger.

El ganadero cuestionó que el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) haya dispuesto la intervención de la Comisión de Salud Animal de San Pedro, debido a irregularidades en el registro de vacunaciones contra la enfermedad.

Además, indicó que tras el brote del pasado 18 de septiembre, el Servicio Pecuario se encargó íntegramente de la inmunización de los animales. “La parte privada no tuvo participación”, acotó.

Sin embargo ,el vicepresidente de la ARP pidió prudencia a la hora de realizar acusaciones sobre la supuesta reaparición del virus en el norte del país, al manifestar que “no hay que buscar ya culpables. A veces la gente pierde los estribos”.

Ruiz señaló la necesidad de aguardar primeramente los resultados de análisis que confirmen o descarten el rebrote, los cuales debieran ser emitidos entre la tarde de este lunes y la mañana del martes. “Hay que mantener la cordura”, insistió.

La crisis anterior generó millonarias pérdidas en el sector cárnico, ya que la detección de la enfermedad obligó a suspender las exportaciones.

US$300 millones de pérdidas. La ganadera Maris Llorens estimó en US$ 300 millones las pérdidas generadas por la anterior crisis por fiebre aftosa, de septiembre último.

Además, aclaró que la cifra corresponde a las facturaciones que los frigoríficos dejaron de percibir por la paralización de las exportaciones de carne.