Asunción. Lo manifestado por el director paraguayo de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), Ángel María Recalde, respecto al incremento gradual de la deuda con el Tesoro argentino merece una explicación más clara, puesto que es el mismo argumento esgrimido hace diez años, refieren técnicos.

Los lineamientos que rigen desde julio de 2015 tuvieron como novedad la incorporación de ajustes nominales decrecientes en función de la realidad de cada sector de actividad. Si bien ese mecanismo de ajuste no elimina la indexación de los salarios a la inflación, los correctivos planteados a 24 meses iban en la dirección "correcta", según destacaron en su momento los analistas privados que reclamaban desde hace un tiempo un cambio. También algunos organismos multilaterales –como el Fondo Monetario Internacional (FMI) en cada revisión anual en el marco del Artículo IV– se encargaron de recalcar la necesidad de corregir la indexación de los salarios a la inflación.

"Es un revés para apostar a la desindexación salarial. Nos parece una decisión innecesaria e inoportuna", evaluó la gerente senior de asesoría financiera de Deloitte, Florencia Carriquiry.

La analista indicó que se da justo en el momento en que hay un riesgo latente que el tipo de cambio pueda iniciar una nueva escalada por la incertidumbre regional y mundial que trajo a los mercados el triunfo inesperado del candidato republicano Donald Trump en Estados Unidos. Una suba del tipo de cambio podrá cortar la fuerte baja de precio que han mostrado los bienes transables en los últimos meses como consecuencia del desplome del dólar, hoy el principal motivo para que los la inflación en el último año móvil a octubre se ubique en 8,45%.

Por otro lado, Carriquiry indicó que "sorprendió" el cambio que accedió a otorgar el Ejecutivo porque la inflación viene en una clara tendencia bajista donde no hay riesgos que el salario real de los trabajadores pueda estar comprometido. Además dijo que aún no se aprecia una moderación evidente en el precio de los bienes y servicios no transables –aquellos que no se comercializan con el exterior–.

En tanto, Rafael Paganini de Cinve considera que esta modificación de las pautas no generará "presiones adicionales" sobre los precios para el año en curso y el próximo. Esto porque los correctivos recién se aplicarían en julio de 2016 y tampoco abarcará a la totalidad de los convenios que están vigentes.