Julio Mendoza, de la Cámara Paraguaya de la Vivienda e Infraestructura (Capavi), reivindicó que el anunciado aumento de los royalties sirva para priorizar la ejecución de un mayor número de obras y especialmente en el área metropolitana.

“El aumento de los royalties debería destinarse totalmente a inversiones y no a gasto corriente. Esto del saneamiento es de fundamental importancia porque el agua que se provee en la ciudad capital y ciudades vecinas proviene del Acuífero Patiño, el que está siendo contaminado por falta de cloaca. Esto es sumamente grave ya que si continúan los altos niveles de contaminación llegará un momento en que el acuífero será prácticamente irrecuperable”, dijo Mendoza.

Agregó que otra de las prioridades debería ser la construcción de la segunda línea de 500 kV de Ciudad del Este-Asunción e incluso una tercera línea de 500 kV que una Ayolas con Asunción.

“Esto es de fundamental importancia, ya que solamente con el aumento vegetativo de la demanda, para el año 2025 estaríamos consumiendo la totalidad de nuestra energía disponible”, manifestó el empresario de la construcción.

Dijo luego que una tercera prioridad debería ser el mantenimiento de la hidrovía, que demanda una inversión anual de aproximadamente US$ 2 millones.

“Más del 60% del comercio total se hace a través de la hidrovía, y es un medio de transporte barato y menos poluyente que el transporte terrestre. Para nosotros que somo un país mediterráneo es una cuestión sumamente transcendente mantener navegable los ríos Paraguay y Paraná durante todo el año”, apuntó.

El presidente de la Capavi dijo que otra inversión que no debe perderse de vista es la construcción de un ferrocarril de carga que cubra el triángulo Asunción-Ciudad del Este-Encarnación-Asunción.

Agregó que parte de los royalties deberían destinarse a recuperar la franja de dominio del ferrocarril de forma a construir una vía de comunicación rápida entre Asunción y Areguá con buses articulados y calles alimentadoras, en la que eventualmente más adelante pueda incluso usarse para el servicio de un tren de pasajeros cuando la demanda así lo amerite.

“Otra de las inversiones que no puede postergarse más es en la Industria Nacional del Cemento, ya que su producción actual no cubre la demanda y consecuentemente es una especie de cuello de botella para el desarrollo ya que perjudica el trabajo de la industria de la construcción al mismo tiempo que encarece las obras”, concluyó Mendoza.