Asunción. La crisis energética que enfrenta Paraguay podría continuar hasta mayo, cuando comiencen a operar nueva infraestructura eléctrica, según proyectó la estatal Administración Nacional de Electricidad (ANDE).

Un ingeniero de la empresa, Juan Encina, dijo que la crisis eléctrica que enfrenta el país, y que obligó al gobierno a decretar medidas de excepción, fue provocada por fallas en tres líneas de transmisión y en transformadores.

Según la estatal agencia IP Paraguay, la infraestructura eléctrica que podría haber permitido enfrentar la crisis no pudo ser entregada a fines de 2009, como estaba previsto, debido a la negativa de algunos propietarios de tierras para instalar torres de transmisión.  

La obra, una doble terna de 220 voltios, se estaría concretando en los próximos meses, con lo que se estarían paliando significativamente los problemas de transmisión de energía, agregó IP Paraguay

La ANDE cuenta actualmente con 1.200.000 clientes, de los cuales 86% son de la categoría residencial y que consume el 45% de la energía. El 10% de los clientes comerciales, consumen 20%.

Sólo 1,5% de los clientes son de categoría industrial y consumen 19% de la energía, mientras que 1% son instituciones gubernamentales.

Esta semana, el Congreso de Paraguay aprobó un proyecto que declara emergencia nacional y amplía el presupuesto de la empresa estatal de electricidad ante la crisis energética.

La ley dotará a la ANDE de unos US$86 millones para el arriendo de generadores para paliar los problemas provocados por la falta de infraestructura y el alza de demanda. La compañía pretende invertir más de US$400 millones.

Paraguay es propietario junto con Argentina de la hidroeléctrica Yacyretá y con Brasil de la central de Itaipú, una de las más potentes del mundo, pero vende la mayor parte del producto generado a sus vecinos.