El asesor jurídico de Petróleos Paraguayos (Petropar), Adolfo Ferreiro, informó este domingo que la misión que viajó la semana pasada a Caracas “concluyó negociaciones” para reestructurar la deuda del ente de US$280 millones con Pdvsa, a través de un fideicomiso con un banco suizo-francés. Le echan la culpa a Nicanor por la acumulación de este pasivo.

Preguntado cómo funcionará en la práctica el acuerdo, contestó: “De la parte técnica financiera sería mejor que explique el presidente (Alberto González Meyer), pero yo puedo hablar en forma general.

O sea, es un mecanismo por el cual un banco internacional (el suizo-francés Societé Generale) se va a hacer cargo de pagar por nuestra cuenta la deuda de Petropar a Pdvsa a través de un fideicomiso, con una mecánica que va a permitir que por cada dólar que se envíe para el pago de la deuda, se obtenga un rendimiento que va a permitir cancelarlo por un valor mayor. Eso, utilizando un fideicomiso que va a adquirir y convertir en bonos la deuda internacional de la propia Pdvsa, y conforme al valor que tenga esos documentos en el mercado internacional”.

Requerido sobre el plazo previsto para la cancelación de la deuda, Ferreiro explicó que el citado mecanismo permitiría que en un plazo de un año, aproximadamente, Petropar constituya el fideicomiso y, al mismo tiempo, Pdvsa vaya dando por amortizadas ciertas cuotas de la deuda que viene de 13 facturas.

“Este sistema va a permitir una economía de más o menos del 35% del valor de la deuda, lo cual representará un beneficio directo para Petropar por la vía del ahorro de dinero; sin ningún tipo de aval ni de compromiso del Estado, ni del Banco Central del Paraguay, ni de nadie”, remarcó.

Potestad. Consultado sobre si el ejecutivo dio alguna autorización para concretar este acuerdo, el letrado explicó que el Gobierno paraguayo respalda políticamente las negociaciones de una de sus empresas públicas, pero es potestad exclusiva de Petropar negociar sus obligaciones comerciales y alcanzar acuerdos sobre las mismas.
“Sobre todo, cuando esas negociaciones no implican ningún compromiso para el Estado paraguayo. Es decir, Petropar en este escenario actúa como una empresa comercial que negocia de acuerdo con las condiciones del mercado”, remarcó.

Herencia. Requerido sobre en qué periodo se originó la deuda a ser reestructurada, Ferreiro dijo que se generó con motivo del subsidio del gasoíl durante el gobierno de Nicanor Duarte Frutos (originado en el famoso “Acuerdo de Caracas”, firmado entre el entonces presidente paraguayo y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez). “El gobierno de Duarte Frutos, en un momento en que hubo una fuerte suba de precios en el mercado internacional, decidió no subir el precio del gasoíl, lo que acumuló una deuda que orilló en su momento los US$300 millones”.

Hay que decir que esto es falso. La mayor parte de la deuda se generó ya durante el gobierno de Lugo a base al mismo acuerdo. El gobierno anterior entregó Petropar con una deuda de US$130 millones, y posteriormente llegó a incrementarse hasta casi US$500 millones en su pico más alto.