Londres. Un nivel inusualmente alto de huelgas y paralizaciones por condiciones climáticas adversas en las minas de cobre estancarían la oferta del metal, lo que podría incrementar el déficit y sostener los precios, a pesar de una desaceleración del crecimiento global.

Al inicio de cada año, los analistas estiman el cobre que se podría perder por interrupciones como las recientes huelgas en Chile, el mayor productor mundial del metal.

La cifra global proyectada para todo el 2011 sería superada.

En Chile, la mira está en un conflicto por bonos salariales entre los trabajadores y Escondida, la mayor mina de cobre del mundo y controlada, por BHP Billiton, que se esperaba que aportara un 5% del cobre mundial en el 2011.

"Los mineros al ver mayores precios y que las mineras hacen mucho dinero, quieren su parte del pastel", dijo Christine Meilton, analista de CRU Group.

La entidad ahora estima una producción mundial de cobre de 15,9 millones de toneladas en el 2011, frente a los 16,1 millones pronosticados en enero.

"Nuestra estimación de interrupción en enero era de un 7,5% del cobre extraído. Eso no va a ser suficiente, parece que será más de un 8% o un 9%", dijo Meilton.

Una inusual tormenta de invierno golpeó recientemente a varias minas de Chile, incluidas Escondida y Collahuasi, la tercera mayor mina de cobre del mundo, lo que incrementó las pérdidas de producción.

"Ciertamente, este año nosotros (Chile) produciremos menos que lo previsto por analistas, en parte por las condiciones climáticas", dijo a Reuters Diego Hernández, presidente de Codelco, la mayor minera de cobre del mundo.

Según el Grupo Internacional de Estudios del Cobre (ICSG por su sigla en inglés), la producción del metal totalizó 16,1 millones de toneladas en el 2010.

Los precios referenciales del cobre en Londres subieron en febrero a un máximo histórico de US$10.190 por tonelada por compras de inversores en busca de un refugio ante la inflación.

Desde entonces, los precios del metal han caído a cerca de US$9.560 por tonelada.

Sin embargo, un sondeo de Reuters realizado el mes pasado, antes de que se perciba el impacto real de las interrupciones en la oferta, sugirió que el cobre promediaría US$9.570 en el 2011 y US$9.995 en el 2012.

El consenso del déficit para este año fue de 343.150 toneladas.

"El cobre se está negociando en base a los fundamentos de la oferta y la demanda", dijo David Hemming, administrador de cartera de Hermes Fund Mangers.

"Hay sólidos fundamentos en el mercado del cobre, lo que le permite capear la reciente incertidumbre económica en los mercados", agregó.

La crisis de deuda en Estados Unidos y la zona euro reafirmó los temores a un débil crecimiento económico.

Inesperado. Los trabajadores de la minera chilena estatal Codelco recientemente realizaron una huelga de un día contra los planes de reestructuración de la empresa.

Una huelga de ocho días en demanda de aumentos de sueldos paralizó la gigantesca mina indonesia Grasberg, de Freeport-McMoRan, que produciría 500.000 toneladas en el 2011.

La reciente aceleración de las disputas laborales es similar a la vista durante un auge de los precios de las materias primas en el 2007 y el 2008.

En ese entonces, las pugnas se extendieron por Chile, México, Perú, Sudáfrica e Indonesia.

Justin Lennon, de Mitsui Bussan Commodities, elevó su pronóstico para la cantidad de cobre perdido por las paralizaciones en el 2011 a 660.000 toneladas, desde las 540.000 toneladas estimadas en enero.

"Si seguimos así, será difícil ver este año un crecimiento de la producción", dijo Gayle Berry, analista de Barclays Capital.

Las miradas están puestas ahora en las renovaciones de contratos que se vienen.

"Los contratos de la mina de Freeport McMoRan, Cerro Verde, en Perú, tienen que renovarse este mes", dijo Meilton, quien agregó que el contrato de la mina Highland Valley, de Teck Resources, expira a fin de septiembre.