Detroit. Ford parará su planta de camionetas de Kentucky la semana próxima y Nissan ajustará su cronograma de producción tanto en Estados Unidos como en México, debido a la escasez de piezas a raíz del terremoto y tsunami que devastó Japón hace tres semanas. Las plantas que se verán afectadas en México son la de Ford en Hermosillo, Sonora, y las de Nissan en Cuernavaca y Aguascalientes.

La planta de Louisville (Kentucky) es la primera planta en Estados Unidos que Ford cerrará debido a problemas en la cadena de suministros relacionados con los cierres de fábricas en Japón. Ford se negó a decir qué piezas o proveedores están involucrados cuando anunció la medida el pasado viernes.

Si bien la escasez de piezas estimuló la medida, Ford también está parando la planta para aprovechar un cambio en el gusto del consumidor de camionetas a pequeños automóviles, dijo el analista de ventas de Ford, George Pipas. "No sólo aborda una falta de suministro de algunos pocos componentes sino que reconoce el hecho de que a nivel minorista la demanda del consumidor de camionetas de gran tamaño ha disminuido", dijo Pipas en conferencia de prensa.

Ford también señaló que pararía otras dos plantas la semana próxima en Michigan y México, pero la automotriz dijo que no tenía relación con la crisis de Japón.

Ford dijo que parará su planta en Flat Rock (Michigan), donde construye su icónico Mustang, debido a una merma en la demanda.

Además Ford cerrará su planta en Hermosillo (México) durante una semana para ajustar la línea de ensamblaje para construir el modelo Fusion 2012.

El fabricante de automóviles dijo el sábado que pararía la planta de ensamblaje en Genk, Bélgica, para conservar piezas.

Por otro lado, Nissan anunció que ajustará el cronograma operativo de las plantas en Estados Unidos y México, cambiando los días sin producción planeados para la última parte del segundo y tercer trimestre y adelantándolos a abril.

Las tres armadoras de Nissan en Estados Unidos estarán inactivas del 8 al 11 y del 18 al 21 de abril. En México, Nissan también cerrará su planta en Cuernavaca la semana próxima y otra en Aguascalientes una semana después.

Nissan dijo que los cambios se hicieron para evitar interrupciones importantes en el abastecimiento y debido a que algunas piezas están aún en tránsito desde Japón.

"Perderemos algo de la producción", dijo el jefe de ventas de Nissan en Estados Unidos, Al Castignetti, durante una entrevista y agregó que es demasiado pronto para determinar el efecto total de la pérdida.