Paraguay. La cantidad de vehículos que circulan por la red vial nacional paraguaya registró un importante aumento en los últimos años.

En el 2012 había 1.040.000 vehículos en todo el territorio nacional; para marzo de este año, la cifra aumentó a 1.952.461 vehículos, según datos actualizados al 31 de mayo de 2017.

Para dimensionar lo que representa para el tránsito nacional dicha cantidad de vehículos, podríamos multiplicar los 1.952.461 por un promedio de 3 metros de largo; así obtendremos una fila de 5.857 kilómetros, sin dejar espacio entre cada unidad. Esta distancia casi alcanza toda la red asfaltada nacional, que actualmente es de solo 5.960 km, lo que explica la facilidad con que ocurren los embotellamientos en el área metropolitana.

Importación de vehículos de más de 10 años

Algunas fuentes llamaron la atención sobre el hecho de que, pese a que una ley lo prohíbe, la importación de vehículos usados de más de 10 años creció fuertemente en el periodo de cinco años.

En el 2012 ingresaron al país 27.423 rodados con más de diez años de antigüedad, (49,7% del total de importados usados); en el 2013 fueron ingresados 39.614 (62,5%); en el 2014, 47.157 vehículos (73,9%); en el 2015, 44.074 unidades (77,1%), y en 2016, 46.221 automóviles (81,5%).

Técnicos del sector privado explicaron que la comercialización de automóviles usados de más de diez años de antigüedad trae consecuencias desfavorables a nivel impositivo, ambiental y, por consiguiente, a la salud de la ciudadanía.

En ese sentido, consultores ambientalistas propusieron que el Estado desarrolle políticas públicas para contrarrestar la emisión de gases contaminantes.

Estas recomendaciones fueron advertidas en el estudio realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (2010), en el cual Asunción fue catalogada como la tercera ciudad más contaminada de América Latina.

Según la Ley 4333/2011, se prohíbe la importación de vehículos usados de cualquier procedencia y modelo, con una antigüedad mayor a diez años; sin embargo, la Corte Suprema, mediante la Sentencia 1115/12 declaró su “inaplicabilidad”.