El Paso Pehuenche, ubicado a 2.553 metros sobre el nivel del mar, abre expectativas de un importante flujo turístico y comercial, al unir a las ciudades de Malargüe y Talca que se encuentran a 298 kilómetros de distancia.

Además de la integración entre Argentina y Chile, y el importante flujo turístico regional, se proyecta una vez terminadas todas las obras de asfalto y servicios complementarios, que cruzarán a través de Pehuenche unos 500 camiones diarios, que representan el 25% de los vehículos de carga que en la actualidad cruzan por el cruce del Cristo Redentor.

El 27 de marzo quedó inaugurada la ruta del lado chileno, totalmente asfaltada, que va desde el hito limítrofe hasta la ciudad de Talca, y que demandó una inversión de US$130 millones. Del lado argentino resta asfaltar unos 60 kilómetros que en la actualidad son de ripio.

El ministro de Infraestructura de Mendoza, Rolando Baldasso afirmó que “la Provincia permanentemente ha venido propulsando para que este paso se termine. Hemos realizado gestiones en forma constante con el gobierno nacional, y estamos codo a codo para lograr el asfalto”.

“Tenemos predisposición para colaborar en todo lo que haga falta: ayuda técnica, ingenieril, y gestiones a los más altos niveles nacionales. La gente de Vialidad Nacional nos ha dicho que tiene previsto en el próximo semestre, tener el asfalto completo de esos 58 kilómetros que faltan del lado argentino”, agregó.

“Estamos esperando que quede definida la fecha para la licitación de ese último tramo. Hemos pedido que los trabajos de la Aduana Integrada (Las Loicas) estén contemplados en esa misma licitación del pavimento. Son partidas del gobierno nacional a través de la Corporación Andina de Fomento”, sostuvo el funcionario.

Floridor González, presidente de Amatur (Asociación Malargüina de Turismo) dijo que “el Paso Pehuenche para el sur de Mendoza es algo tremendamente importante. Con una potencialidad turística importante. Pero ahora no es solo para el sur de Mendoza, sino para toda la provincia, y para el resto del país, convirtiéndose en una puerta más de acceso al vecino país de Chile, y viceversa”.

En relación a cuándo el paso estará abierto para carga pesada, confió en que “lo estará a la brevedad”, y sostuvo: “Nosotros hablamos del corredor bioceanico potenciando tres vectores: el que viene de Buenos Aires; el que nace en San Nicolás de los Arroyos; y el de Bahía Blanca”.

“Para nosotros el más potable es la Ruta 188 a San Nicolás, porque es una ruta terminada, totalmente asfaltada, y que llega a Malargüe con una muy buena conectividad”, explicó.

Durante los últimos días, un grupo de periodistas  fue invitado a transitar el Paso Pehuenche, y visitar la Región del Maule, en Chile.

Gonzalo Montero, gobernador de la provincia de Talca, dijo que confía en que "la obra provisoria de la Aduana integrada en La Mina (Chile), que demandó una inversión de cinco millones de dólares esté en funcionamiento en el mes de noviembre”.

“Esto es una una nueva salida al Pacífico para las exportaciones. Es la puerta hacia los puertos de la VIII Región de Chile, como el de Talcahuano, con muy buena capacidad, y que tienen disposición para que el grano argentino, especialmente la soja, puedan salir principalmente hacia el sudeste asiático”, afirmó.

El senador nacional chileno Andrés Zaldivar Larraín -hermano del embajador chileno en la Argentina Adolfo Zaldivar recientemente fallecido- dijo que "ojalá que estas obras en los pasos fronterizos se multipliquen. Yo estoy convencido que la integración entre Chile y Argentina es vital, para unos y otros”.

Por último, Nelson Leal Bustos, alcalde de San Clemente, primera comuna del lado trasandino, sostuvo que “durante Semana Santa se multiplicó por 10 el flujo de turistas de Argentina que utilizaron este Paso Pehuenche. Fueron más de 7.000 personas"