El plan de distribución y ventas para este 2009 de la Productora Venezolana de Alimentos (Pdval) establecía llevar a sus redes sociales un total de 755.000 toneladas de alimentos en todo el país.

La cifra representa 75% del total de comida que compró Bariven para Pdval: 1.009.031 toneladas métricas, según se lee en un informe realizado por ese organismo para analizar la "situación en puertos" y tomar "acciones inmediatas".

El desembolso para esa importación fue superior a los $2.100 millones y Pdval elaboró un cronograma para entregar la comida en el transcurso de 2009 a varias regiones del país.

Una pregunta queda en el aire: ¿cuál sería el destino de las restantes 254.031 toneladas métricas que no estaban en el cronograma de ventas de Pdval?

Aunque fuera de ese cronograma de distribución nacional, en el informe se plantea la necesidad de reexportar parte de la mercancía a Cuba en calidad de ayuda humanitaria. Serían enviadas en total 68.800 toneladas.

Si se descartan estas toneladas, aún queda pendiente por conocer el destino de 185.231 toneladas métricas de alimentos.

"Comprar y comprar". ¿Por qué importar más alimentos de lo que se tiene previsto consumir en el país?

La interrogante tiene una respuesta sencilla para Neidy Rosal, diputada al Consejo Legislativo de Carabobo: "Aquí lo que interesaba era comprar, comprar y comprar".

En las últimas semanas, la diputada Rosal ha realizado investigaciones y denuncias sobre contenedores con comida en mal estado encontrados en los puertos del país. Según las cifras difundidas en la prensa nacional, los alimentos vencidos hallados en furgones superan las 140.000 toneladas.

Rosal indica que al momento de crear Pdval, como parte de la emergencia por lograr la soberanía alimentaria decretada por el Ejecutivo Nacional, se establecieron criterios de compras de alimentos.

Entre éstos estaban llevar a cabo licitaciones y presentar facturas de las compras hechas.

"Pero desde que nombraron como presidente de Pdval a George Kabboul arrancó el desorden. Se comenzó a comprar y comprar sin tener los mínimos requerimientos de consumo", argumenta Rosal, mientras que en los casos de las redes Mercal y Casa sí se han realizado estudios de demanda de consumo.

Sin embargo, los procesos de entrega de divisas para estas dos misiones eran más lentos que las compras de Bariven, pues esta empresa recibía los dólares directamente de Pdvsa.

"Los proveedores preferían venderle a Pdval que a Mercal y Casa, pues Bariven tenía un acceso más fluido a las divisas", indica la diputada del Consejo Legislativo de Carabobo.

Las investigaciones realizadas por Rosal le hacen inferir que Bariven compró buena parte de la mercancía con fechas cercanas a su vencimiento, debido a que era más barata. "Así se pueden conseguir descuentos de hasta 60% en los mercados internacionales. Creemos que en Bariven se pasaban las facturas como si la comida fuese nueva y ahí se quedaban con un remanente", indicó Rosal, y agregó que formalizará sus denuncias ante la Fiscalía General de la República.

Regiones provistas. En el caso de la planificación para distribuir los alimentos comprados en 2009, los estados noroccidentales recibirían el mayor lote de productos. Según el documento de Pdval, se enviarían 175.000 toneladas.

Le seguía la región centro norte del país, con 152.283 toneladas de alimentos, y el sector metropolitano, con 144.883 toneladas.

También se tenía previsto enviar 75.824 toneladas métricas de alimentos al centro sur; otras 70.930 toneladas al nororiente, 69.584 toneladas al suroccidente y finalmente 66.234 al suroriente del país.