Las compras de petróleo y productos derivados por parte de Pdvsa a terceros crecieron de US$9.715 millones al cierre del primer semestre de 2009 a US$14.620 millones en el mismo período del 2010.

Así lo reseñan los Estados Financieros Intermedios Consolidados y Condensados de Petróleos de Venezuela al período de seis meses terminado el 30 de junio de 2010, publicados en el portal de la petrolera.

Resulta claro para economistas que la presión fiscal está afectando de manera sustancial el balance general de la industria y comprometiendo el cumplimiento de las metas de inversión, para recuperar los niveles productivos e incrementar la capacidad.

La respuesta a este importante incremento en los gastos de la estatal tiene, según Alberto Quirós Corradi, analista petrolero, diversas aristas.

La primera avala la tesis de que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) se ha visto en la necesidad de adquirir crudo en el exterior, toda vez que su decaída producción no le permite honrar los compromisos adquiridos con China, Bielorrusia, Cuba, Centroamérica y los países del Alba en general.

También comenta que el diferencial de los precios entre 2009 y 2010, que giró en torno a US$15 el barril, está afectando en cierta medida el abultamiento de las cifras.

El analista comentó que los gastos operativos y de exploración demuestran la negligencia de Pdvsa para enfrentar las necesidades reales de una empresa petrolera.

El gasto en exploración, sobre todo, resulta desconcertante. En el primer semestre de 2009 se desembolsaron escasamente US$135 millones por este concepto, y ya resultaba una cifra escueta, "lo que hace suponer que la exploración en el mismo período de 2010 fue entonces inexistente, ya que el balance avalado por la firma de auditoría financiera Kpmg registró desembolsos por US$56 millones", comentó Quirós Corradi.

Pdvsa restablece gasto social. Pdvsa retoma su aporte al desarrollo social. Entre enero y junio de 2009 la petrolera entregó por este concepto US$386 millones y en el primer semestre del año pasado aportó al Estado venezolano US$4.466 millones.

Según analistas consultados, este notorio incremento obedece a que 2010 fue un año electoral, por lo que se vio en la necesidad de restablecer los aportes contundentes al pote.

Cabe recordar que el presidente de la República, Hugo Chávez, decidió no tomar medidas de ajuste fiscal, como el incremento de impuestos, en el entendido de que Pdvsa debe cubrir las necesidades adicionales de gasto social y corriente no previstas en la Ley de Presupuesto de este año, lo que permite prever que en este ejercicio la presión fiscal sobre la industria será aún mayor.

Crecen las cargas. El balance financiero de Pdvsa correspondiente al primer semestre del 2010 muestra un incremento de 219,8% en el pago del Impuesto Sobre la Renta (Islr) por parte de la petrolera.

En junio de 2010, Pdvsa reportó la cancelación de US$4.705 millones por concepto de Islr, frente a los US$1.471 millones que pagó en el ejercicio precedente.

También las regalías, impuesto de extracción y otros tributos aumentaron, aunque en una proporción mucho menor, de 25,84%, en comparación con la primera mitad de 2009.

A juicio de los consultados, llama poderosamente la atención este aumento de la regalía, cuando el incremento de las ventas en dólares, el nivel de los gastos de operación y la exigua inversión en exploración parecen evidenciar que no hubo incremento en la producción que justifique el aumento de estos gravámenes.

Igualmente, advierten que el incremento del Islr cobrado a Pdvsa no parece proporcional al aumento de la ganancia operativa de la empresa, cuya variación positiva fue de 56,05%.

Esta evidente presión tributaria puede ser una de las explicaciones fundamentales para la disminución de la ganancia neta de la estatal petrolera en el primer semestre de 2010.

El balance refleja que la petrolera obtuvo un beneficio neto de US$2.696 millones en el ejercicio reportado frente a US$3.151 millones registrado en el primer semestre de 2009.

Este resultado representa una disminución de 14,43% en la ganancia o renta neta.

Otro elemento resaltante es que esta caída del beneficio neto se produce a pesar de que las ventas totales de Pdvsa, expresadas en dólares, se incrementaron en 47,21%, al pasar de US$31.788 millones en el primer semestre de 2009 a US$46.798 millones en el mismo ejercicio del año siguiente.

Servicio de la deuda. A pesar de que el endeudamiento financiero de Pdvsa no aumentó de manera sensible en los primeros seis meses del año pasado, el servicio de esos pasivos se incrementó de manera sustancial, en una proporción de 196,34%.

En el ejercicio reportado, Petróleos de Venezuela hizo pagos de capital e intereses de su deuda por US$1.864 millones, mientras que en el mismo período del año anterior sólo sirvió US$629 millones.

El balance, por otra parte, registra un incremento de las cuentas por pagar a proveedores desde US$7.016 millones al primer semestre de 2009, a US$7.516 millones en igual lapso de 2010.

Los analistas señalan que este dato de las cuentas pendientes con los proveedores es una evidencia más de los problemas de flujo de caja que afectan ala industria.

Nadie se explica que esta partida no se haya reducido de manera sensible cuando los precios petroleros se han mantenido relativamente elevados en los últimos tres ejercicios fiscales.

Para los analistas consultados, este nuevo balance de Pdvsa muestra una vez más algunas contradicciones e inconsistencias que inducen a creer que la empresa no está en una situación óptima.

Resulta claro para economistas que la presión fiscal está afectando de manera sustancial el balance general de la industria y comprometiendo el cumplimiento de las metas de inversión, para recuperar los niveles productivos e incrementar la capacidad.