Houston. La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) se prepara para cerrar una refinería en el Caribe que se está quedando sin crudo en medio de las amenazas de ConocoPhillips de embargar los cargamentos enviados para reabastecer la instalación, según dos fuentes con conocimiento de la situación.

La semana pasada, la estadounidense Conoco inició varias acciones legales para hacer cumplir un laudo de arbitraje de US$2.000 millones emitido por la Cámara de Comercio Internacional por la nacionalización de sus proyectos en Venezuela, en 2007.

Las medidas han interrumpido las entregas de combustibles en el Caribe, muchas de las cuales dependen de PDVSA.

La refinería Isla en Curazao, que tiene capacidad para procesar unos 335.000 barriles por día y que no ha recibido embarques de PDVSA desde la semana pasada, tiene planeado acabar con los inventarios existentes en los próximos días, agregaron las dos fuentes.

En otra medida legal para evitar que se incautara petróleo, PDVSA transfirió la propiedad del crudo que se refinará en Isla a su unidad en Estados Unidos.

PDVSA no respondió un pedido de comentarios.

La compañía venezolana busca maneras de eludir órdenes legales para entregar activos. Transfirió la custodia de combustible producido en la refinería al Gobierno de Curazao, dueño de la instalación, según las fuentes.

En otra medida legal para evitar que se incautara petróleo, PDVSA transfirió la propiedad del crudo que se refinará en Isla a su unidad en Estados Unidos, Citgo Petroleum, dijo una de las fuentes.

"La incautación en Curazao se realizó este jueves, por lo que se transfirieron los inventarios en custodia. La refinería eventualmente frenará (las operaciones)", aseguró la fuente.

PDVSA ha dicho a sus clientes que deben enviar sus propios buques para recoger cargamentos de petróleo en aguas venezolanas, en vez de esperar las entregas. Eso mantiene los embarques de PDVSA fuera del alcance de Conoco.

PDVSA, que ya enfrenta problemas para exportar su petróleo en medio de la caída en la producción y la falta de mantenimiento, busca un lugar en aguas venezolanas para comenzar a transferir crudo desde tanqueros pequeños a grandes, lo que con frecuencia se hace para buques mayores que se dirigen a destinos en Asia.

En sus primeros comentarios desde que comenzaron las medidas de Conoco, Venezuela sugirió estel jueves que está dispuesta a pagarle a la compañía estadounidense. Esa firma aseguró que espera las propuestas de PDVSA, pero agregó que ante la ausencia de cualquier acuerdo o pago mantendría sus medidas.