Venezuela espera que en lo que resta del año se resuelvan los millonarios arbitrajes que enfrenta en tribunales internacionales con las petroleras estadounidenses Exxon Mobil y ConocoPhillips.

Así lo afirmó elste lunes el ministro de Energía y presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez.

Venezuela enfrenta una veintena de arbitrajes internacionales, luego de cientos de estatizaciones llevadas a cabo por el presidente Hugo Chávez desde que asumió el poder en 1999.

Exxon y Conoco aspiraban recibir en conjunto hasta US$40.000 millones en compensaciones, pero tribunales limitaron sus demandas.

A fines de marzo, Ramírez dijo en una entrevista con Reuters que Venezuela podría pagar hasta US$2.500 millones a las petroleras estadounidenses por la nacionalización de sus activos.

La disputa entre Venezuela y Exxon es una de las más hostiles que ha enfrentado el Gobierno de Chávez y en 2008 provocó la congelación temporal de hasta US$12.000 millones en activos foráneos de la estatal Petróleos de Venezuela.

La estatización de una veintena de campos maduros que eran operados por terceros, así como cuatro multimillonarios proyectos de crudo extrapesado en la Faja del Orinoco entre 2006 y 2007 dejó una estela de juicios y arbitrajes que aún no se han resuelto.

Aunque Pdvsa ha reflejado en sus balances que cuenta con una provisión de unos US$1.000 millones para litigios, analistas consideran que los montos a pagar serán mayores, lo que presionaría la apretada caja de la estatal, principal financista del proyecto de Chávez, poco antes de la encrucijada electoral presidencia de octubre de 2012.