ElEconomista.com.mx. En un año, Petróleos Mexicanos (Pemex) registró un incremento del 12,5% de sus emisiones contaminantes a la atmósfera informó el director corporativo de operaciones de la paraestatal, Carlos Murrieta Cummings.

En el marco de la firma de un convenio entre la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y Pemex en materia de autorregulación y auditoría ambiental; Murrieta Cummings detalló que, de acuerdo con el desempeño ambiental 2013 y respecto a lo obtenido en el 2012, la petrolera registró un incremento en 12,5% de sus emisiones de Gas Efecto Invernadero (GEI) a la atmósfera.

Ello debido al Activo Cantarell del Centro de Proceso de Gas Akal, así como al proceso de reparación una unidad de azufre recuperada a fines de 2013, justificó el funcionario de Pemex.

Puntualizó que en el caso del incremento registrado en el área de refinación, se debió a un mayor uso de combustóleo para apoyar al suministro de gas a nivel nacional.

El uso de agua cruda en las instalaciones de Pemex se incrementó en 2013, respecto a 2012 en 4,6% debido principalmente al "enorme" uso del líquido derivado de la transferencia, acondicionamiento relativo y capacitación de personal de las plantas de tratamiento de aguas residuales.

En el mismo periodo, la descarga de agua residual presentó un incremento de 24% con la masa de contaminantes vertidos en cuerpos receptores.

No obstante, el funcionario de Pemex puntualizó que el análisis individual por descarga de agua en los centros de trabajo cumplen con los parámetros establecidos en la normatividad. "Aunque estemos reportando un incremento, en todos los casos estamos cumpliendo con la norma ambiental; nuestra meta será recuperar los niveles que teníamos hacia 2012".

Por otro lado, Murrieta Cummings informó que el inventario de residuos peligrosos al cierre de 2013, disminuyó en 4% con respecto a 2012 y se observa una tendencia a la baja en los últimos 6 años motivado por mejores prácticas en el almacenamiento y disposición, reduciendo los tiempos de permanencia dentro de las instalaciones.

En relación con sitios contaminados puntualizó que durante el 2013, se atendieron 53 hectáreas afectadas, de las cuales 30 corresponden a Pemex Disposición y Producción; 19 a Pemex Refinación; 3 a Pemex Gas y Petroquímica Básica (PGPB) y 1.2 a Pemex Petroquímica. Durante el año, se incorporaron 50 hectáreas nuevas afectadas, principalmente por tomas clandestinas.

En cuanto a la restauración de presas, a diciembre de 2013 el inventario final de la paraestatal fue de 84 presas que significa una disminución del 4,5% respecto al 2012.

En 2013, la petrolera mexicana recibió 105 certificados de industria limpia que otorga la Profepa, de los cuales, 28 fueron entregados a instalaciones por primera vez y 77 por renovación de su certificados.

Como resultado de la colaboración internacional, Pemex identificó proyectos de reducción de emisiones equivalentes a 13 millones de toneladas de GEI para 2020, con una inversión estimada de US$58 millones. Estos proyectos se irán incorporando a la cartera de inversiones, dijo el funcionario.

"Los resultados mostrados durante 2013, nos motiva a redoblar esfuerzos para transformar las áreas de oportunidad detectadas en esta revisión de cuentas", expuso Carlos Murrieta Cummings y anunció que dichas objetivos están establecidos en la Estrategia Ambiental de Pemex cuyas metas están planteadas hacia el 2019.

Al respecto, el Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Juan José Guerra Abud declaró que más allá de decirle a Pemex que contamina el ambiente, es mejor acercase a buscar opciones en beneficio de la naturaleza.

*Lea además: Pemex no debería perder liderazgo tras la reforma: CNH.