Davos, Suiza. Petróleos Mexicanos (Pemex) busca oportunidades fuera de México y en el 2018 habrá anuncios muy importantes al respecto, dice Carlos Treviño, director general de la petrolera. “El reto es que una parte de la renta petrolera se genere fuera de México y podamos traerlo a México, así lo hacen muchas de las grandes petroleras. Estamos participando en licitaciones. En concreto, hay concursos en los que ya entramos, hace dos meses y muy pronto sabremos los resultados...”.

Estamos pensando participar en varias licitaciones, dice Treviño: no importa el lugar, puede ser Brasil, Estados Unidos, Nigeria, Argentina, Medio Oriente. “Pemex no irá solo y no se encargará de la operación”, explica Treviño: “empezaremos como socios minoritarios en consorcios, con participaciones de alrededor de 10%, acompañados de socios muy importantes, empresas del tamaño de Chevron o Total, aunque no puedo asegurar que sean ellos”.

México seguirá siendo nuestro principal mercado, aclara el ejecutivo, “pero incluso para atender mejor el mercado mexicano”, la experiencia internacional nos ayuda. Queremos internacionalizarnos, pero seremos muy conservadores. En el corto y mediano plazo, el objetivo es aprender a hacer las cosas en otro entorno. Nos ayudará a ser más productivos y competitivos”.

El director de Pemex participa en el Foro Económico Mundial de Davos y tiene una agenda llena de reuniones con directivos de grandes empresas de la industria, “es un espacio privilegiado para hablar con nuestros posibles socios y clientes. Venimos a escuchar, a aprender, pero también estamos aquí para que se escuche la voz de Pemex. Aquí están los que toman las grandes decisiones y queremos que nos tengan en el radar. Durante mucho tiempo Pemex esperaba que tocaran su puerta, pero las cosas han cambiado: estamos tocando la puerta para conseguir socios en los farmouts en México y para proyectos fuera de México”.

No hay un caso similar al de Pemex en el mundo. Se trata de una de las 10 mayores petroleras del planeta, pero en el top 10 abundan los casos de operaciones en varias regiones del mundo. Algo similar ocurre con las petroleras propiedad de los Estados.

El diálogo con los grandes de la industria en Davos le permitirá refinar o reestructurar la estrategia en farmouts, confiesa Treviño “la verdad es que fuimos al baile y nadie nos sacó a bailar. Eso duele. Estoy hablando con mis pares para conocer qué debemos hacer para ser más atractivos... Hemos sido  rígidos para lo que esta industria requiere. Se trata de saber en qué ser más flexibles”, reflexiona.

“He comentado con el secretario de Energía para que nos otorgue más flexibilidad, en principio ha sido muy receptivo”. En este esfuerzo de flexibilización, el máximo ejecutivo de Pemex reconoce que están evaluando el orden en el que estamos poniendo los farmouts, “quizá debemos ofrecer primero proyectos que tenemos para más delante y viceversa”.

Es autocrítico, al evaluar la experiencia internacional de la empresa que dirige, “somos un jugador importante por el volumen que movemos, pero básicamente lo que hacemos es vender crudo y comprar refinados. No somos un jugador internacional, debemos trabajar para serlo”.

No hay un caso similar al de Pemex en el mundo. Se trata de una de las 10 mayores petroleras del planeta, pero en el top 10 abundan los casos de operaciones en varias regiones del mundo. Algo similar ocurre con las petroleras propiedad de los Estados, “Petronas produce la misma cantidad de petróleo que Pemex, pero 25% lo hace fuera de Malasia...Statoil, Petrobras, las chinas, en todos lados lo normal es que una parte de los ingresos se obtengan en otros países, con Pemex no ha sido así. Debemos hacerlo y hacerlo bien”.

En el proceso de internacionalización de Pemex, otro vehículo es Pemex Perforación y Servicios, Treviño le tiene mucha fe. Llegó a Davos con un montón de catálogos recién impresos, en inglés, “se sorprenden de que tengamos tantos servicios que ofrecer. Hay procesos en los que somos muy competitivos. Se trata de generar ingresos, pero el objetivo es más amplio: construir relaciones con otras empresas. Proyectar el nombre de Pemex en el mundo... en el fondo se trata de impulsar un cambio cultural. Ser más como las grandes petroleras del mundo y dejar de ser una paraestatal”.

En la búsqueda de contratos de servicios en el extranjero, Pemex buscaría el acompañamiento de otras empresas, algunas de ellas mexicanas, “si se trata de ofrecer servicios integrales y ser competitivos, lo mejor es ir acompañados de empresas que nos ayuden a presentar la mejor oferta”.