Ciudad de México.  Con los cambios anunciados el miércoles en el esquema de pensiones y jubilaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) –que aumentan la edad de retiro de 55 a 60 años– será a partir del próximo año cuando se registre por primera vez una reducción significativa del pasivo laboral, pues esto permitirá una menor carga económica.

En entrevista, Víctor Díaz Solís, director de Administración y Servicios de la petrolera, dijo que los ahorros generados por el acuerdo firmado con el Sindicato Petrolero son calculados por auditores externos y el monto real será difundido a más tardar en enero de 2016.

Recordó que la misma cantidad que logre reducir Pemex deberá ser duplicada y asumida como deuda pública por el gobierno federal, de acuerdo a lo aprobado por el Congreso y con base en los objetivos de la Reforma Energética que buscan hacer más eficiente a la petrolera.

Los acuerdos entre la empresa y el sindicato incluyen que en 2021 aumente a 65 años la edad de jubilación para los empleados, no sólo sindicalizados sino también los de confianza, es decir, cinco años más en comparación a la reciente modificación.

"Hoy tenemos a partir de enero una edad de jubilación de 60 años, pero en cinco años más se ajustará a lo que establece la Ley reglamentaria en la materia, que lo pone en 65 años. Todos los sistemas de pensiones se van adecuando a la expectativa de vida, eso es lo que estamos haciendo y es la parte fundamental del cambio, nos estamos adecuando. Eso ya está pactado (con el sindicato)”, dijo.

La firma tiene más de 105 mil empleados sindicalizados y alrededor de 38 mil de confianza, para un total de poco más de 143 mil trabajadores, de los cuales 50 por ciento tienen menos de 15 años de antigüedad, por lo que serán incluidos en el nuevo esquema de jubilaciones y pensiones que entrará en funciones a partir del primer día de 2016.

Explicó que los ahorros serán progresivos con base en el ingreso de nuevo personal, que ya estará bajo un régimen de cuentas individuales con aportaciones tanto de los trabajadores como de la empresa.

Cabe recordar que al cierre del tercer trimestre del año, la empresa registró un pasivo laboral de un billón 539.9 mil millones de pesos, de tal forma que “lo que vamos a ahorrar es muy relevante respecto a esa cifra, y pone a la empresa en otra situación financiera”.

Insistió en que estos cambios y ahorros mitigarán parte de este lastre que se fue acumulando, debido a que el sistema de pensiones no se revisaba desde los años 40.

"Corregir un sistema de seguridad social, particularmente en el ámbito de pensiones, es cambiar el rumbo y se tiene que ir actualizando en el tiempo para garantizar su solvencia, pero al mismo tiempo seguir cubriendo a los trabajadores. Con esto sí nos alcanza para mitigar, si nos pone en otro escenario y las calificadoras y el resto de las empresas nos van a ver desde otras perspectivas”.

Al cierre de 2016 la compañía tiene prevista la jubilación de al menos 8 mil empleados. Al año Pemex paga un promedio de 20 mil millones de pesos por jubilaciones a cerca de 70 mil pensionados.