Reuters. La petrolera estatal mexicana Pemex declaró fuerza mayor en al menos dos cargamentos de crudo Maya a ser enviados desde su terminal en Salina Cruz, en la costa del Pacífico, después de que un incendio afectó a su mayor refinería este mes, dijeron tres fuentes a Reuters.

La refinería de Salina Cruz, con capacidad para procesar 330.000 barriles por día (bpd), ha estado fuera de operaciones desde mediados de junio debido a un incendio ocurrido tras el paso de la tormenta Calvin, que provocó también inundaciones en diversas áreas de las instalaciones.

La petrolera espera reanudar operaciones en la refinería, ubicada en el estado Oaxaca, el 30 de julio y mientras tanto importaría unos 3,5 millones de barriles de gasolina adicionales para compensar la producción faltante en Salina Cruz.

Las exportaciones de crudo de México son más confiables que las colombianas o venezolanas, que son afectadas con frecuencia por problemas en las terminales, ataques o falta de producción de ciertos tipos de crudo, según analistas.

El incidente también afectó las operaciones de carga de la terminal en Salina Cruz, que sirve a clientes en el Pacífico, dijo una de las fuentes.

Uno de los cargamentos bajo fuerza mayor supuestamente debería ser entregado en la costa oeste de Estados Unidos y otro iría a Japón, dijeron las fuentes.

No fue posible tener de inmediato un comentario de Pemex sobre el tema.

Otra fuente, de la petrolera, dijo que la empresa estaba actualmente exportando desde sus terminales en el Golfo de México solamente.

Una de las fuentes dijo que un tanquero programado para cargar en Salina Cruz cargará en la terminal de Dos Bocas, en la costa del Golfo. Eso hará el viaje más largo y requerirá que el buque pase por el Canal de Panamá incrementando los costos de flete.

Las exportaciones de crudo de México son más confiables que las colombianas o venezolanas, que son afectadas con frecuencia por problemas en las terminales, ataques o falta de producción de ciertos tipos de crudo, según analistas.

El fuego que afectó las operaciones de Pemex en el Pacífico fue grande y dejó nueve personas lesionadas y un bombero muerto. El incidente sucedió un día después de que las lluvias de la tormenta tropical Calvin provocaron inundaciones.