Ciudad de México. El escándalo de corrupción en el que se vio envuelta la petrolera Petrobras, limitará el interés de los inversionistas internacionales por ella, lo que tendría un impacto positivo con otros jugadores de la industria, como Petróleos Mexicanos (Pemex).

Julio Valle, director de Relación con Inversionistas de Pemex, dijo que el “apetito” que por muchos años se tuvo por invertir y hacer alianzas con la empresa brasileña se mantendrá limitado en los siguientes años, por lo que esto se convertirá en una oportunidad para que otras compañías aprovechen estas oportunidades.

Dijo que con la aprobación de la Reforma Energética, Pemex está en la búsqueda de socios que le permitan desarrollar muchos de sus proyectos, no sólo en materia de exploración y extracción de petróleo, sino también en petroquímica y refinación.

Pero reconoció que el escándalo de corrupción en la brasileña también causará que los potenciales socios endurezcan sus controles.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) otorgó el fallo de la licitación para la prestación del servicio de transporte de gas natural, a través del gasoducto Samalayuca-Sásabe, al consorcio formado por las empresas Carso Electric, propiedad de Carlos Slim, y Promotora de Desarrollo de América Latina.

De acuerdo con información de la CFE, dichas compañías hicieron una oferta por 471.3 millones de dólares, siendo este monto el más bajo en comparación a otras propuestas.