La empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) reconoció hoy que hizo un préstamo sin intereses de 500 millones de pesos (unos US$39,3 millones) a su sindicato, y lo justificó en la necesidad de satisfacer la demanda de vivienda de los trabajadores.

En relación con la información sobre el crédito divulgada por el periódico Reforma el 14 de febrero, la petrolera indicó que durante la revisión del Contrato Colectivo de Trabajo, el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) presentó una solicitud para fortalecer la estrategia conjunta de vivienda.

Añadió que según los términos del contrato colectivo, la compañía "tardaría aproximadamente 15 años para satisfacer la demanda de vivienda, además de los derechos que se generarían adicionales por los trabajadores de nuevo ingreso".

Por ello, añadió Pemex en un comunicado, "se convino otorgar un préstamo a la representación sindical con el fin de cubrir en menos tiempo la necesidad de vivienda de los trabajadores, sobre todo en aquellas zonas donde no hay oferta ni infraestructura".

Las partes firmaron el 27 de julio de 2011 el convenio por el cual Pemex otorgó al STPRM un crédito sin intereses por 500 millones de pesos para recuperar en un plazo máximo de cinco años, de enero de 2016 a noviembre de 2020.

La empresa enfatizó que el 26 de julio de 2011 el convenio fue autorizado por el Consejo de Administración de Pemex, que era presidido por el entonces secretario de Energía y actual canciller, José Antonio Meade Kuribreña.

El depósito se efectuó mediante transferencia bancaria a la cuenta del STPRM, previa suscripción del recibo correspondiente, que extendió el tesorero de la organización sindical el 8 de diciembre de 2011, señaló el comunicado.

Para la administración de los fondos se constituyó un fideicomiso encargado de cumplir los fines establecidos en la autorización del Consejo de Administración, que eran la adquisición y construcción de viviendas.

Sin embargo, en su artículo del 14 de febrero, Reforma señaló que "el sindicato no había reportado ningún proyecto de nuevas viviendas", y que no existía evidencia alguna de esas obras.

Un día después de que Reforma divulgara la información sobre el crédito, el rotativo publicó declaraciones que le hizo el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, en el sentido de que el presidente Enrique Peña Nieto había ordenado al director de Pemex, Emilio Lozoya, proporcionar detalles sobre la operación.

"El público merece saber, en vista de lo que ha salido a la luz", dijo Osorio.

El STPRM está encabezado por Carlos Romero Deschamps, quien llegó a esa posición 1996 y se ha mantenido en ella a pesar de haber estado involucrado en numerosos escándalos de corrupción como el "Pemexgate".

Ese caso consistió en el desvío de fondos del Sindicato por más de US$100 millones a la campaña del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la Presidencia en 2000, Francisco Labastida, quien fue derrotado por Vicente Fox, del Partido Acción Nacional (PAN).

El PRI fue multado por 1.000 millones de pesos (unos US$78 millones) en 2003 por el caso de la financiación irregular en la campaña de 2000.

Juan José Suárez Coppel, que encabezó la empresa petrolera durante el Gobierno de Felipe Calderón, del PAN, fue reemplazado en diciembre pasado por Emilio Lozoya, una vez que Peña Nieto, del PRI, asumió la Presidencia mexicana.

Peña ha hecho de la modernización de Pemex una de las prioridades de su Gobierno para 2013.