Ciudad de México. Excélsior.com.mx. Pemex Refinación mantiene un índice ineficiente de producción, incapaz de alcanzar los niveles que tenía hasta hace diez años, derivado de la incapacidad en mantenimiento, fallas continuas y paros no programados, esto a pesar de los trabajos de modernización de algunos de sus complejos.

Según el informe anual de Petróleos Mexicanos, en 2004 se lograron obtener un promedio de un millón 303.4 mil barriles diarios de hidrocarburos refinados.

No obstante, en 2013 apenas se alcanzó un nivel de un millón 224 mil barriles por día, es decir, 6,9% menos, esto a pesar del crecimiento marginal de 2,1% que registró en comparación a 2012.

“Llama la atención que contando con una mayor capacidad instalada, gracias a la reconfiguración de Minatitlán, la elaboración de petrolíferos en 2013 no supera la producción de hace algunos años”.

El documento menciona que la industria de la refinación en el mundo requiere de grandes inversiones, mientras que su márgenes de ganancia son estrechos.

Es por ello, que la generación de valor en dicho negocio se basa en la eficiencia y disciplina operativa, “situación que aún se ve lejana en el organismo subsidiario”.

De manera contraria la demanda de refinados y principalmente de gasolinas y diesel, se ha incrementado 2,6% a tasa anual, por lo que al término del año pasado la venta de este combustible en México alcanzó el millón 202.3 mil barriles al día.

En consecuencia y para poder satisfacer las ventas mexicanas, se han incrementado sustancialmente las importaciones, pues según el informe hasta hace diez años el volumen comprado al extranjero era de apenas 94 mil 400 barriles diarios a 455 mil barriles por día durante el año pasado, lo que representa un aumento de 381,9%, es decir, cuatro veces más.

Metas incumplidas. Es así que la meta de aumentar los rendimientos de gasolinas y destilados no se cumplió, pues en 2013 Pemex Refinación utilizó sólo 69,8% de la capacidad de destilación con la que cuenta.

“Esta subsidiaria no ha podido solventar los problemas derivados de ineficiencias en mantenimiento de equipos y continúa con fallas en los procesos de administración de plantas, lo que ha llevado a que la mayoría de los indicadores de desempeño operativo se ubiquen por debajo de las metas establecidas”.

Con la Reforma Energética se mejorará el mantenimiento, las fallas continuas y los paros no programados que afectan las instalaciones.