De acuerdo a un documento interno de Petróleos Mexicanos (Pemex) fechado a mayo de este año, la presencia del crimen organizado está instalada en las redes de distribución de la estala mexicana.

Con ese dicho escenario, estos grupos operan en instalaciones estratégicas de la empresa desde las que han extendido una red de distribución que abarca a todo el país. ¿Su finalidad? Llegar a la cartera de clientes de Pemex, incluyendo centrales privadas de generación de energía.

Existen documentos que revelan la existencia de operaciones ilegales en las terminales de Salina Cruz, Oaxaca, y Tuxpan, Veracruz, de donde salen los productos que abastecen todas las terminales portuarias del litoral del Pacífico y para exportación hacia Estados Unidos, así como las zonas del norte de Puebla y Veracruz, y Centro y Altiplano (Bajío), de acuerdo a El Universal.

Información de inteligencia de Pemex sobre del despacho de productos petrolíferos y petróleo crudo que sale de la terminal de Salina Cruz, Oaxaca, hacia el mercado del litoral del Pacífico, refiere posibles filtraciones que llegan a las terminales portuarias de Acapulco, Lázaro Cárdenas, Manzanillo, Mazatlán, Topolobampo, Guaymas, Puerto Libertad, La Paz, San Carlos, Santa Rosalía, Isla Cedros, Ensenada y Rosarito, ruta de distribución de la estatal.

En estos lugares operan otras células del crimen organizado encargadas de sustraer los productos de ductos y de los mismos tanques de almacenamiento y reparto, aprovechando la falta de monitoreo y control en tiempo real de las operaciones de descarga y distribución.

En cada uno de estos puntos, según los reportes entregados a la Procuraduría General de la República y la Secretaría de Seguridad Pública, Pemex reconoce que los sistemas de medición “no cuentan con información centralizada, de manera tal que puedan llevar a cabo una toma de decisiones más adecuada y pronta ante eventualidades en la operación o situaciones anómalas, como pueden presentarse en la operación o bombeo desde buques, monoboyas, la conexión de mangueras en muelles, la operación de cabezales y líneas, el almacenamiento en tanques o pérdidas de contención en los ductos”.

Petróleos Mexicanos (Pemex) plantea desarrollar ingeniería básica y de detalle, así como las especificaciones técnicas de instrumentos, equipos y sistemas para la posterior implantación de la automatización integral que permita mayor eficiencia y confiabilidad, y contribuir a la reducción de riesgos para el personal, la población y el medio ambiente, para coadyuvar al combate del mercado ilícito de combustibles en la terminal durante el periodo 2009-2011.