Ciudad de México. Petróleos Mexicanos se asociará con empresas privadas para el desarrollo del campo Trión, ubicado en aguas profundas del Golfo de México, y para el cual se requerirán inversiones superiores a 11 mil millones de dólares.

Para ello, el consejo de administración de la empresa aprobó la migración de está asignación para ser desarrollado bajo la modalidad de contrato de licencia.

En conferencia, el director de Pemex, José Antonio González Anaya, aseguró que estas acciones le permitirán compartir los riesgos económicos y financieros, además de que se podrá atraer tecnología de punta necesaria para el desarrollo de este campo de alta complejidad.

“El consejo de administración aprobó que se haga la solicitud formal a la Secretaría de Energía para migrar el campo de Trión, que se encuentra a 40 kilómetros de la frontera (con Estados Unidos) y a 200 kilómetros al este de Matamoros. Se va a iniciar el proceso de farm out”.

Mencionó que para el desarrollo de este campo, que permita la producción de crudo ligero, se van a requerir inversiones por más de 11 mil millones de dólares, para un periodo cercano a los 15 años, en los que se deberán realizar los trabajos de exploración, descubrimiento, desarrollo y explotación.

El campo cuenta con reservas 3p (probadas, probables, posibles) de 480 millones de barriles de crudo equivalente, por lo que es considerado como un campo con gran potencial petrolero, en el que se deberán hacer perforaciones con tirantes de agua de hasta dos mil 500 metros. Reconoció que en esta asociación, Pemex no fungiría como operador, por lo que los recursos que podría estar aportando serán de sus ingresos o incluso de financiamientos.

Ante esto, el titular de la Secretaría de Energía (Sener), Pedro Joaquín Coldwell, afirmó que la dependencia está lista para recibir la solicitud de migración por parte de Petróleos Mexicanos, lo que le permitirá asociarse por primera vez con empresas privadas.

“Este es un paso histórico para Pemex, porque se incorpora a las prácticas de grandes petroleras internacionales. Pemex no va a asumir solo los riesgos para el desarrollo del pozo Trión”.