La empresa mexicana Pemex firmó este sàbado en la isla meridional china de Hainan un acuerdo con la segunda mayor petrolera de China, Sinopec, para fortalecer las relaciones comerciales entre ambas firmas e impulsar una mayor exportación de crudo al gigante asiático, segundo mayor importador mundial.

El acuerdo fue firmado por el director general de Pemex, Emilio Lozoya, y el presidente de XinXing Cathay International Group, subsidiaria de Sinopec, Sha Ming, ante la presencia del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

Este acuerdo marca de facto el inicio de la relación comercial entre los dos gigantes, algo que interesaba en gran medida a la segunda economía mundial por su necesidad de fuentes alternativas de suministro.

"Esperamos que en el corto plazo encontremos nuevos vínculos comerciales entre Pemex y empresas chinas que permitan tender puentes, así como enriquecer la relación entre nuestros países", destacó un comunicado de la delegación presidencial mexicana con motivo de la firma del acuerdo.

El acuerdo se firmó poco después de que Peña Nieto se reuniera con el nuevo presidente de China, Xi Jinping, en el marco del Foro económico de Boao.

El jefe del Ejecutivo mexicano es uno de los primeros mandatarios latinoamericanos que se reúne con el nuevo jefe de Estado de China, junto al presidente peruano, Ollanta Humala.

El Foro económico de Boao, el "Davos asiático", abrió su edición de 2013 hoy en China con marcado carácter latinoamericano gracias a la presencia como ponentes de los presidentes de Perú, Ollanta Humala, y México, Enrique Peña Nieto.

Durante tres días, magnates filántropos como Bill Gates, gurús de la economía como George Soros y otras personalidades se reúnen en un apartado centro de convenciones en la isla tropical china de Hainan (sur de China) para discutir el presente y el futuro de la economía de Asia y la de todo el planeta.