Nueva York. Pepsico anunció este jueves un beneficio neto de US$6.740 millones durante 2013, lo que supone 9% más que los US$6.178 millones del año anterior, gracias al aumento de ventas y a la mejora de la productividad.

La compañía, que produce refrescos, jugos, cereales y aperitivos, logró una facturación anual de US$66.415 millones, 1% más, mientras que sus costos fueron prácticamente similares.

El beneficio anual por acción fue de US$4,32, 10% superior a los US$3,92 del ejercicio anterior.

En el último trimestre, el período que más interesa a los analistas financieros, Pepsico logró un beneficio de US$1.742 millones, 5% superior a los del mismo trimestre de 2012.

La facturación subió 1% hasta los US$20.118 millones, y el beneficio por acción alcanzó US$1,12, frente a los 1,06 logrados entre octubre y diciembre de 2012.

Además, la compañía con sede en Purchase (Nueva York) anunció un aumento del 15% en su dividendo anual hasta los US$2,62 por acción.

La empresa atribuyó estas cifras favorables al aumento de las ventas en algunos mercados, como las de los aperitivos Frito Lay en el continente americano, así como en las medidas de mejora de productividad, con las que espera ahorrar US$1.000 millones anuales hasta 2019.

Para 2014, Pepsico dijo que prevé un aumento de los beneficios de un dígito, incluyendo el impacto negativo de la depreciación de las divisas de muchos mercados emergentes.

"Pepsico logró sus objetivos financieros en 2013 a pesar de la continuación de las condiciones macroeconómicas difíciles y volátiles en todo el mundo", señaló en la nota la presidenta y consejera delegada de la compañía, Indra Nooyi.

Los resultados no fueron bien acogidos de momento por los inversores, ya que las acciones de Pepsico bajaban 0,60% en las operaciones electrónicas previas a la apertura de la Bolsa de Nueva York.