Río de Janeiro, EFE. La aerolínea brasileña Gol registró pérdidas por 75,3 millones de reales (unos US$37,7 millones) en el primer trimestre del año, superiores en un 81,8% a las del mismo período de 2012, según el balance divulgado hoy por la compañía.

Las pérdidas de los primeros tres meses de 2013 fueron sin embargo un 83,2% inferiores a las del último trimestre de 2012, cuando sumaron 447,1 millones de reales (unos US$223,6 millones).

La aerolínea, en un comunicado que envió a sus inversores, aclaró que las pérdidas crecieron con respecto a los tres primeros meses del año pasado por el fuerte aumento de los costos de operación.

El resultado fue obtenido "en un escenario de presión en los costos operacionales en comparación con el mismo período del año anterior por el aumento de 14% en el precio del combustible (nivel récord para un trimestre), la devaluación del real frente al dólar del 12% y el aumento de las tarifas aeroportuarias y de conexión por encima del 10%", según la nota.

La compañía, segunda en cuota del mercado brasileño, también tuvo que solventar pérdidas en sus operaciones financieras y enfrentar una reducción del 15,5% en la demanda por vuelos nacionales.

Los ingresos brutos de Gol en el primer trimestre sumaron 2.082,7 millones de reales (unos US$1.041,35 millones), con una reducción del 3,8% frente a los del mismo período de 2012 y del 1,7% en comparación con los últimos tres meses del año pasado.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) de la aerolínea en el trimestre subió un 68% en comparación con el primero del año pasado, hasta 212,1 millones de reales (unos US$106 millones).

La mejora del Ebitda fue atribuida a sus esfuerzos para "ajustar su estructura al nuevo nivel del costo del mercado brasileño" mediante una "estrategia de control de oferta combinada con un fuerte ajuste en la estructura de costos".

Gol redujo su oferta de sillas en un 15,7% en el primer trimestre año en los vuelos nacionales lo que le permitió aumentar en un 12,4% los ingresos por pasajero por kilómetro.

La tasa de ocupación de las aeronaves en el primer trimestre fue del 67,3%, similar al 67,9% del mismo período del año pasado.