La Empresa Nacional de Energía Eléctrica cerró 2014 con 9.184,5 millones de lempiras (US$428,2 millones) en concepto de pérdidas, mayor que los 8.838 millones (US$412,1 millones) del año previo. Así lo establecen cifras preparadas por la Dirección de Planificación y Desarrollo de la ENEE.

El informe revela que los ingresos por venta de energía (5.551,9 gigavatios hora) sumaron 20.264,7 millones de lempiras (US$945 milones). En 2013, la estatal de energía reportó la venta de 5.452,5 gigavatios por 19.830,5 millones de lempiras (US$925 millones. Al comparar el período 2013-2014, la venta de energía aumentó en 99,4 gigavatios y 434,2 millones de lempiras (US$20,2 millones) en valores nominales.

No obstante, las pérdidas en términos porcentuales muestran una ligera disminución, al pasar de 2.438,7 a 2.516,3 gigavatios. El precio promedio del costo del kilovatio hora es de 3,65 lempiras para 2014.

El gobierno de Honduras ha impulsado una estrategia tendente a reducir las pérdidas técnicas y no técnicas, sin embargo, el fideicomiso de distribución aún no ha podido ser puesto en operación, estimándose que para finales de marzo del presente año deberá estar adjudicado al operador privado internacional.

Las pérdidas por distribución se estiman en 27,8%, de las que la zona noroccidental reporta las más altas con 29,1%, seguida por el litoral atlántico con 27% y la región centro sur con 23,9%. El restante 3,4% corresponde a las pérdidas por transmisión en el sistema.Ese elevado nivel de pérdidas ha tenido que ser cubierto históricamente con transferencias del gobierno central.

En 2013, el Poder Ejecutivo aprobó US$250 millones y en 2014 se agregaron US$215 millones más, para un total de US$465 millones, destinados en su mayoría para cubrir las deudas con los proveedores, especialmente por las empresas generadoras de energía térmica.

Para este año, el Poder Ejecutivo no emitirá más bonos para cubrir el déficit operativo, el que se origina por las pérdidas en distribución y transmisión en el sistema interconectado nacional de la ENEE.

Las pérdidas eléctricas se convierten en el déficit de pago por compra de energía. Importancia Las autoridades del Gabinete Económico, principalmente su coordinador Marlon Tábora, tienen claro la importancia de reducir las pérdidas eléctricas.

Un ejemplo de lo anterior es que los 2.516,3 gigavatios hora registrados en 2014 es superior a la generación total de las represas de carácter estatal, la que sumó 1.883,9 Gwh.

Las represas del Estado son Francisco Morazán o “El Cajón” (1.126,7 Gwh), Río Lindo (499,6 Gwh), Cañaveral (154,7 Gwh), El Níspero (74,1 Gwh), Nacaome (27,1 Gwh) y Santa María del Real (1,5 Gwh). A la lista de hidroeléctricas estatales se suma El Coyolar, la que el año pasado no reportó generación de energía.

El objetivo. De acuerdo con el reglamento de la Ley Marco del Subsector Eléctrico, debido a la situación imperante de altas pérdidas eléctricas y a la imposibilidad de llevarlas a un nivel consistente con la sana práctica empresarial de un año para el otro, se deberá prever una transición gradual, pero continua, hasta alcanzar un nivel de eficiencia que se base en un 15% para las pérdidas totales.

Expertos en la materia explicaron que con una pérdida standard de 15%, en cinco años, como se ha venido anunciando, se pudiera recuperar entre 4.500 y 4.800 millones de lempiras (US$209,8 millones y US$223,8 millones) en ese período. Por año, la recuperación de ingresos oscilaría entre 900 (US$41,9) y 960 millones de lempiras (US$44,7 millones), con una meta de 3% anual.

Sin embargo, los expertos aseguran que la puesta en vigencia del fideicomiso de distribución puede asegurar la reducción de las pérdidas. El operador estratégico deberá invertir entre US$450 y US$500 millones, los que serán destinados para la compra de medidores inteligentes y otros equipos necesarios.

Entre 2012-2014, las autoridades de la ENEE pusieron en vigencia un sistema de facturación a través de 5.000 medidores inteligentes en un segmento de abonados que representan el 52% de la facturación anual.

Según un ex gerente de la estatal eléctrica, el hurto de energía constituye un grave problema para la empresa, ya que hay miles de abonados que consumen energía pero no es facturada porque tienen conexiones ilegales o clandestinas. Un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sostiene que las medidas no han sido las suficientes para bajar las pérdidas a 15%, no obstante, reconoce que de no haberse tomado acciones estas serían de 37%. Fondo Monetario La situación financiera de la ENEE ocupó un amplio espacio en el marco de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para la firma de un acuerdo stand by. En varias ocasiones se dijo que el programa pasaba por el saneamiento de la estatal eléctrica, que incluía temas como la reducción de pérdidas, ajuste tarifario, focalización de los subsidios, recorte de personal y revisión de los contratos. Según la propuesta presentada por el gobierno hondureño, la estatal eléctrica necesita medidas urgentes para restaurar su sostenibilidad financiera. El déficit global de la ENEE alcanzó el 1.8% del PIB en 2013 debido a las bajas tarifas, las pérdidas técnicas y no técnicas, y las ineficiencias operativas. “Tenemos la intención de utilizar un conjunto de herramientas para hacer frente a un problema multidimensional de la ENEE”, dice la propuesta gubernamental. La propuesta oficial revela que reducirán las pérdidas técnicas y no técnicas en al menos 7% durante 2015-17. El objetivo del gobierno de Honduras es eliminar el déficit de la estatal eléctrica en 2018. Se estima que el déficit de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica bajará a 3,353 millones de lempiras en 2015.