Santiago. La estatal chilena Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) podría registrar pérdidas de US$200 millones tras el devastador terremoto que afectó al país a fines de febrero, declaró el ministro de Minería, Laurence Golborne, durante una entrevista en CNN Chile.

ENAP, como se conoce a la compañía estatal, cerró sus refinerías Bío Bío y Aconcagua después que el terremoto del 27 de febrero afectara el centro sur de Chile.

Las pérdidas totales causadas por daños y pérdidas de producción probablemente se sitúen entre US$100 millones y US$200 millones, indicó Golborne.

ENAP ya reinició su producción de la refinería Aconcagua y planea alcanzar plena capacidad durante abril.

La compañía tiene intenciones de reanudar la producción en su refinería Bío Bío en junio y espera alcanzar plena capacidad en el tercer trimestre.

Debido a que cerca de 50% de la capacidad de refinado de ENAP se encuentra paralizada, la compañía ha estado importando la mitad de lo que normalmente produce, incluyendo diésel y gasolina de varios octanajes.

El año pasado, ENAP importó 2,23 millones de metros cúbicos de diésel, o 38.400 barriles diarios, y 688.000 metros cúbicos de gasolina.

ENAP suministra alrededor del 80% de las necesidades de combustible de Chile y exporta productos refinados a Perú, Ecuador y América Central.