París. Pernod Ricard predijo una desaceleración en el crecimiento de las ganancias para el año actual luego de que un declive en la demanda asiática del coñac Martell y los whiskies escoceses colocaran las ventas trimestrales por debajo de los pronósticos.

Pernod es la última de las empresas de bebidas alcohólicas que ha dicho que afronta una desaceleración en Asia, después de que recientes declaraciones de rivales como Diageo y Remy Cointreau generaran temores acerca de que el debilitamiento del crecimiento económico en la región estaba enfriando la demanda de sus productos.

Pernod, el segundo grupo de bebidas espirituosas más grande del mundo detrás del británico Diageo, predijo un aumento de la ganancia subyacente de cerca del 6% a partir de operaciones recurrentes en el año que termina el 30 de junio del 2013, lo que implica una caída respecto al 9% del año fiscal 2012.

Su presidente ejecutivo, Pierre Pringuet, dijo este jueves que espera que el año completo siga la tendencia vista en el primer trimestre de la empresa hasta septiembre.

"No esperamos ni un deterioro ni una mejora de las tendencias del mercado vistas en el primer trimestre", manifestó Pringuet.

El dueño del vodka Absolut y el champán Mumm reportó un aumento del 5% en las ventas subyacentes del primer trimestre, frente a una proyección promedio de 6,2% de 10 analistas consultados por Reuters.

Además, dijo que la demanda fue más moderada pero todavía fuerte en Asia, mientras que Estados Unidos mostró un buen momento.

La caída de las ventas en el atribulado sur de Europa, sobre todo en España, también pesó sobre el resultado trimestral.

La región de Asia-Pacífico implica un 39% de las ventas del grupo. América constituye un 26% y Europa, excluyendo a Francia, implica otro 26%.

Pernod también informó que el crecimiento de las ventas subyacentes del segundo trimestre sufriría comparaciones desfavorables con el mismo período del año anterior, cuando se vio impulsado por compras en Francia previas a un aumento tributario y un anticipo del Año Nuevo chino.

Las acciones de Pernod iniciaron el jueves con una baja del 1,35, pero cerraron la jornada con un descenso de 0,96% a 83,77 euros.