Un nuevo accidente ocurrió en una de las unidades de la refinería Cardón, perteneciente al Centro Refinador Paraguaná (Falcón), al producirse un incendio en la destiladora número 4 de esa planta, el pasado domingo en la noche.

La petrolera estatal Pdvsa informó que "el incidente menor, que se produjo en la bomba de fondo atmosférico identificada como P-8, fue controlado de manera oportuna por el personal de Prevención y Control de Emergencias, y sus causas son evaluadas por un comité interdisciplinario".

La estatal petrolera estima que la unidad será reactivada en un máximo de siete días. "Esto no representa un impacto en las operaciones del CRP", indicó a través de una nota de prensa.

Igualmente, garantizó el suministro "seguro y confiable de combustibles, tanto para el mercado interno como de exportación".

Cadena de incidentes. Este accidente se suma a otros seis ocurridos en lo que va de año, no sólo en Cardón también en Amuay y el Palito (Carabobo). Desde explosiones, cortes eléctricos hasta rupturas de líneas han ocurrido en el CRP.

El 6 de enero explotó el horno F-301 de Cardón.  Al siguiente día, ocurrió una falla eléctrica cuando se interrumpió el servicio en la planta Genevapca, que surte de energía eléctrica a las refinerías en Falcón.

El 9 de enero se reportó la salida de funcionamiento de la planta-2, tras la rotura de un tubo interno del horno F-100, en Amuay. 

La unidad de destilación de esta planta volvió a presentar fallas el 20 de enero.

El directivo del Sindicato Único de la Industria Petrolera, Petroquímica y Gasífera, Iván Freites, ha venido señalando la necesidad de detener la planta para someter a su unidad de craqueo a un mantenimiento mayor.

Investigación. Extraoficialmente se conoció que Pdvsa instaló un comité para investigar las causas de las recurrentes fallas que se vienen dando en las refinerías del país.

El vocero, que pidió no ser identificado por no estar autorizado para declarar, dijo que no descartaban sabotajes dentro de la industria.

En un comunicado de la empresa se señala que "los siniestros que se han registrado son incidentes propios de la rutina de esas plantas: se han presentado eventos menores del día a día, que ningún impacto generan sobre las operaciones del Centro Refinador de Paraguaná".

Los incidentes en la industria  suceden en medio de un retraso en la discusión del contrato colectivo de Pdvsa, que venció en enero del año pasado.

Los trabajadores también exigen el cumplimiento de algunos beneficios que quedaron pendientes en ese contrato.

Se espera que en los próximos días el gobierno se pronuncie sobre esta materia lo que dará luz verde a Pdvsa para ponerle fecha al inicio de las discusiones del proyecto de convención colectiva de la estatal petrolera.