Deloitte Perú, firma internacional de servicios profesionales, presenta los resultados de la cuarta edición del ‘Barómetro de Empresas’, con datos recopilados entre los 75 directivos de las principales empresas que operan en el Perú, cuya facturación conjunta supera los 47.843 millones de soles (US$17.690 millones apróx.) y emplean a más de 46.800 personas.

El panel de participantes fue seleccionado dentro de las principales empresas por volumen de facturación del país. Las preguntas hacen referencia a la evolución de las principales variables durante el tercer trimestre de 2011 y a las perspectivas para el próximo trimestre y para dentro de un año.

Según el estudio, el 50% de encuestados considera que no hubo cambios en la economía respecto a 2010, mientras que el 34,7% sostuvo que la situación empeoró. Solamente el 15,3% restante admite que se encuentra actualmente en una mejor posición que hace doce meses.

Otro dato destacable es que un 37,5% de los participantes cree que la situación económica se mantendrá igual dentro de un año, mientras un 36,1% espera un empeoramiento y un 26,4% cree que mejorará.

Estas cifras difieren bastante de las obtenidas en la edición anterior, cuando una amplia mayoría de los consultados (82,4%) reveló que su situación económica era mejor que la de un año atrás. Esto podría responder al escenario pre electoral que vivió nuestro país, pues el estudio preliminar cerró en abril de este año.

Consultados sobre la contratación de personal, la mayoría (60,0%) no piensa aumentar ni disminuir la dotación de personal en el próximo año, al tiempo que sólo un 35,7% espera aumentarla y un 4,3% reducirla. Sobre las proyecciones de salarios, una amplia mayoría de los encuestados (91,6%) sostuvo que el aumento nominal de los salarios para lo que resta del año será menor al 10%.

Los indicadores empresariales precisan que para el 43% de los ejecutivos participantes la situación general de su compañía mejoró en el transcurso del último año. El 40,3% la estimó igual y un 16,7% sostuvo que se produjo un deterioro. Las menores expectativas positivas también se reflejan en relación al futuro, ya que un 48,6% cree que el panorama general de su empresa mejorará en los próximos 12 meses (vs. el 86,9% de la edición anterior), mientras que un 37,1% estima que se mantendrá sin cambios (vs. 11,2%) y un 14,3% considera que empeorará (vs. 1,9%).

Clima de confianza. Para Edmundo Beltrán, Socio Principal de Deloitte Perú, estos resultados reflejan el clima de confianza que se va afianzando de acuerdo a las políticas económicas que viene aplicando nuestro país, aunque por supuesto también hay cierto halo de cautela o expectación sobre lo que seguirá ocurriendo en breve con las políticas de Estado.

En cuanto al futuro próximo, en este tema todavía existe relativa confianza entre los empresarios. El 54,5% se inclinó por asegurar que la producción se expandirá en los próximos doce meses, mientras que el 40,9% aseguró que no espera modificaciones. Solo el 4,6% de los encuestados cree que caerá durante este horizonte de tiempo.

Consultados sobre la contratación de personal, la mayoría (60,0%) no piensa aumentar ni disminuir la dotación de personal en el próximo año, al tiempo que sólo un 35,7% espera aumentarla y un 4,3% reducirla. Sobre las proyecciones de salarios, una amplia mayoría de los encuestados (91,6%) sostuvo que el aumento nominal de los salarios para lo que resta del año será menor al 10%, con una mayor participación entre los que esperan un incremento entre 5% y 10% (46,5%).

En cuanto a la evolución de los precios en el último año, el 44,1% de los empresarios que participó del estudio aseguró que se mantuvieron sin cambios, mientras un 36,8% contestó que aumentaron y un 19,1% que se redujeron.

En lo que se refiere a las perspectivas hacia adelante, un 44,9% de los participantes consideró que se aplicarán aumentos, un 42,0% que mantendrán inalterados en dicho lapso y un 13,1% planea reducirlos.

Respecto de cómo evolucionará el nivel general de precios para el 2011, el 43,7% se inclinó por un incremento mayor al 3,0%. Al mismo tiempo, un 25,4% sostuvo que este año la inflación se ubicará entre un 2,5% y un 3,0% y un 18,2% estima que rondará entre 2,0% y 2,5%. El 12,7% restante cree que los precios subirán menos del 2,0%.

En cuanto a las perspectivas sobre el tipo de cambio entre el Nuevo Sol y el Dólar Norteamericano en los próximos 12 meses, una amplia mayoría, el 46,5% de los encuestados, augura una leve apreciación, situándolo en un rango de PEN/US$2,6 y PEN/US$2,7.