Lima. El gobierno peruano anunció este martes el cierre del mayor complejo metalúrgico del país, controlado por Doe Run, por un incumplimiento de un plan ambiental.

Doe Run Perú, una unidad del estadounidense Renco Group que extrae y procesa minerales, paralizó su operación en la fundición en junio del 2009 asfixiado por sus acreedores y una deuda con el Estado, luego que bancos cortaron sus líneas de crédito ante la debacle de la firma.

"Doe Run queda sujeta a la legislación nacional vigente específicamente a la Ley de Cierre de Minas", señaló el ministerio de Energía y Minas en un comunicado.

Una clausura de la empresa, que alguna vez fue la sexta exportadora de metales de Perú -un gran proveedor mundial de metales-, podría generar malestar en un sector crucial para la economía local.